Playas Doradas, un lugar para conocer

La villa balnearia se supera año tras otro como destino turístico. Ahora, con la ruta totalmente asfaltada, promete tener una de sus mejores temporadas.

Playas Doradas se supera año a año. La obra de asfalto en la ruta de acceso terminada va a abrir la puerta a muchos turistas para que descubran la tranquilidad de estas playas desde distintas ciudades de Chubut, Santa Cruz, Río Negro y todo el sur argentino.

Estas playas pertenecen a la localidad rionegrina de Sierra Grande. Es un destino conocido entre turistas que eligen playas tranquilas, seguras, limpias y con mucha paz. Más allá del crecimiento que está teniendo, logra conservar ese perfil de tranquilidad ya que es un patrimonio del lugar, típico de las playas del sur argentino.

Los siete kilómetros que conectan Playas Doradas con el muelle mineralero de Punta Colorada permiten la recorrida por pequeñas playas con características únicas que las diferencian unas de otras. Así, Playa Bonita, Playa José Manuel, Playa La Escondida, van contorneando la costa. Luego el camino lleva a Los Suecos, Costa Dorada y Las Casitas, muy cerca del muelle y la dársena pesquera de Punta Colorada. Todo este recorrido hacia el sur se hace con avistajes majestuosos y vivenciando la naturaleza intacta de la zona.

Sus playas se caracterizan por sus finas arenas, en suave pendiente. Invitan a recorrerlas en largas caminatas por la playa o por las rocas. También se pueden hacer deportes en la playa, cabalgar, practicar ciclismo de montaña o andar con las bicicletas patonas. Hay pesca deportiva, se puede pescar pejerreyes, sargos, róbalos y lenguados con equipos livianos y, con equipos pesados, se obtiene pez gallo, cazones, chuchos y hasta algún tiburón bacota y gatopardos en horario nocturno. Y para los que buscan actividades acuáticas se puede bucear, hacer kayak, kitesurf y snorkel.

Es un lugar muy seguro donde es posible la permanencia gracias a una variada propuesta de alojamiento en hosterías, departamentos y cabañas de alquiler.

En cuanto a la oferta gastronómica se triplicaron la cantidad de restaurantes comparado con años anteriores. Ahora también hay carros de comidas rápidas y pubs con cerveza artesanal. A la vez existen tiendas, lugares de recreación para los chicos, cajeros, kioscos y sitios de deportes náuticos con operadores.

Este lugar lo tiene todo para que sea una temporada excelente. Tanto ha sido el crecimiento y la proyección que tiene, que hace cinco años solo se vendían lotes municipales. Hoy en día existen dos emprendimientos inmobiliarios. Uno de ellos lleva dos etapas de 250 lotes vendidos, con infraestructura de luz, tendido eléctrico y agua por terminarse.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico