Poblador de Senguer pelea por su vida tras ser golpeado con brutalidad en la cabeza

Ricardo Paredes tiene 57 años y se debate entre la vida y la muerte en el Hospital Regional de Comodoro Rivadavia tras ser atacado a patadas en la cabeza durante la madrugada del último domingo. Fue afuera de un bar y sufrió traumatismo y múltiples fracturas de cráneo, además del desprendimiento de un hueso de la cara. El agresor, Marcos García, ayer fue imputado por tentativa de homicidio y quedó en prisión preventiva.

En la Oficina Judicial de Sarmiento se formalizó la audiencia de control de la detención y apertura de la investigación por la grave agresión que sufrió el vecino de Alto Río Senguer, identificado por las fuentes oficiales como Ricardo Julio Paredes, de 57 años, quien se desempeña en el municipio local.

Según relató la funcionaria fiscal Rita Barrionuevo, durante la madrugada del domingo la víctima salió del bar “Pub Tololo”, siendo seguido por el agresor posteriormente identificado como Marcos Javier García (37). Al llegar a la vereda, el atacante comenzó a propinarle golpes de puño en la cabeza, en la cara y en el tórax.

Al caer al suelo, García le dio una patada en la cabeza y se retiró del lugar en su vehículo dejando malherido a su enemigo. Como consecuencia de los golpes, la víctima resultó con traumatismo encéfalo craneano grave, lesiones en la zona del tórax y de los huesos de la cara.

También sufrió múltiples fracturas de cráneo, dentro de ellas fractura de base de cráneo (peñasco), lo que le provocó el desprendimiento del macizo facial y contusión pulmonar bilateral. En ese marco, la acusadora pública sostuvo que el imputado tuvo claras intenciones de provocarle la muerte a Paredes.

Barrionuevo detalló un segundo delito contra el acusado, ocurrido durante la madrugada del martes en la chacra “El Zorzal” de la misma localidad. Ocurrió cuando la policía fue a cumplir la orden detención contra García. En el momento en que un uniformado le colocaba las esposas al detenido, éste le dio un cabezazo que le provocó un corte interno en el labio superior y fractura de una pieza dentaria.

Barrionuevo pidió que se declarara legal la detención, así como la prisión preventiva por seis meses, al igual que el plazo de investigación. Fundamentó que se trató de un delito grave en el que “la víctima está luchando por su vida y el pronóstico es reservado”.

Destacó el riesgo de peligro de fuga en función de la falta de arraigo de García en Río Senguer, aunque es oriundo de Puerto Madryn y no recordaba la dirección de la casa de sus familiares. La funcionaria fiscal agregó que la pena en expectativa prevé un mínimo de cuatro años de prisión efectiva y consideró que si el imputado permanecía en libertad durante el proceso, podía influir sobre testigos.

“ME DEFENDI”

En la audiencia de ayer el acusado utilizó su derecho a declarar y describió que esa noche había tenido incidentes previos con la víctima en el bar. Según su versión, al retirarse sintió que por detrás lo atacaban y por eso se defendió. En su declaración dijo que luego de que Paredes cayera al piso, lo golpeó en el rostro para asegurarse de que no se levantara.

El defensor público, Gustavo Oyarzún, no formuló objeciones sobre la detención, pero sí sobre la primera calificación que correspondía al delito de lesiones graves. Se opuso a la medida privativa y solicitó un plazo de 48 horas a los fines de que el Servicio Social de la Defensa Pública de Puerto Madryn pueda enviar un informe que acredite el domicilio real del imputado.

El juez penal Daniel Pérez resolvió formalizar la investigación contra García como autor de homicidio simple en grado de tentativa, en concurso real, con resistencia a la autoridad, en concurso ideal, con lesiones leves. Coincidió con los fundamentos de la Fiscalía y dispuso la prisión preventiva por el plazo de 45 días.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico