Polémica por "préstamo" de un componente electrónico entre plantas de ósmosis inversa

Un rayo dañó una plaqueta electrónica de la planta de ósmosis inversa de Puerto Deseado dejándola inoperable. La empresa provincial Servicios Públicos pidió al intendente Facundo Prades facilitar en calidad de préstamo un componente gemelo que existe en la de Caleta Olivia que aún no está terminada. Pero el jefe comunal respondió que solo accedería a ello con autorización del Concejo Deliberante.

Caleta Olivia (agencia)

Resulta oportuno recordar que el complejo industrial de la ciudad del Gorosito estuvo paralizado por varios años y que ahora es potestad del municipio porque meses atrás se la transfirió el gobierno de Mauricio Macri a través del ENOHSA.

Ello constituyó una evidente jugada política para no cederla al gobierno provincial que también la había solicitado, aunque igualmente éste asumió el compromiso de financiar las obras finales.

La empresa particular que adjudicó los trabajos es la misma que opera la de Puerto Deseado que tiene similar tecnología pero, en relación a la de Caleta, fue proyectada con una capacidad mucho menor para convertir agua de mar en potable.

A todo esto, voceros ligados estrechamente a Prades indicaron que tiempo atrás otro repuesto de la planta local fue retirado para ser instalado en la de Deseado y nunca tuvo retorno.

COMO EL JUEGO

DEL GRAN BONETE

Por ello, antes de finalizar su gestión (solo le quedan siete días de mandato), Prades decidió convocar a una urgente sesión extraordinaria del Concejo Deliberante para que sea el cuerpo deliberativo el que tome esa decisión ya que no quiere que en el futuro se le atribuyan responsabilidades en caso de que el componente de referencia no sea devuelto.

Para colmo, ya se perdió la cuenta del tiempo en que no sesionan los concejales, sea por falta de quórum o por medidas de fuerza de los empleados legislativos, como la que subiste en esto momentos.

Por si esto fuera poco, la dirigencia de la Federación de Uniones Vecinales de esta misma ciudad (FUVECO) emitió ayer un comunicado de prensa manifestando que “no podemos ni debemos permitir tan generoso préstamo”.

“Entendemos que la planta de ósmosis es patrimonio del municipio, por lo tanto de todos los vecinos de nuestra ciudad” y “todos sabemos del largo camino que recorrimos para tener nuestra tan ansiada planta”, por lo cual “esta acción sólo atrasaría mucho más su puesta en marcha y de la llegada de la solución esperada por todos los habitantes” de Caleta Olivia, fundamenta en su informe la entidad barrial.

SPSE PROMETE

SU DEVOLUCIÓN

El sábado, Servicios Públicos Sociedad del Estado (SPSE) describió la situación a través de un informe oficial dirigido principalmente a los vecinos de Puerto Deseado, indicando que “producto del temporal de días pasados, un rayo caído en nuestras líneas eléctricas quemó el componente electrónico de una de las bombas de la planta de ósmosis”.

Por tal motivo, se añade, técnicos de la empresa se ocuparon de solucionar el problema eléctrico, pero al quedar fuera de servicio la citada planta la ciudad solo estaba siendo abastecida de agua potable en un 40 % por medios convencionales.

Respecto al componente electrónico, SPSE indicó que se solicitó por nota al intendente de Caleta Olivia “que autorice a retirar un repuesto similar que se encuentra sin usar en la planta de ósmosis que se está construyendo en esa ciudad” y “ni bien lo autorice procederemos a sacarlo y montarlo en la planta de Deseado”.

Incluso se hizo saber que el propio ingeniero Lucio Tamburo (presidente de la empresa provincial) se comprometía a devolverlo a Caleta “en tiempo y forma”, teniendo en cuenta que ya se tramitó la compra de un nuevo repuesto.

Finalmente, cuestionó el “artilugio” del gobierno nacional “que dejará el poder en pocos días” por haber transferido la planta de Caleta al municipio ya que “ello le impide a SPSE actuar con mayor celeridad y está a la espera de las respuestas burocráticas”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico