Proponen un tratamiento grupal para hombres denunciados por violencia

Dos psicólogos de Caleta Olivia, Bartolomé Ramírez y Néstor López, anunciaron la puesta en marcha de un programa de asistencia grupal destinado a la recuperación integral de la salud mental de individuos que fueron denunciados ante la Justicia por casos de violencia intrafamiliar o de género.

Caleta Olivia (agencia)

Dos psicólogos de Caleta Olivia, Bartolomé Ramírez y Néstor López, anunciaron la puesta en marcha de un programa de asistencia grupal destinado a la recuperación integral de la salud mental de individuos que fueron denunciados ante la Justicia por casos de violencia intrafamiliar o de género.

En diálogo con El Patagónico comentaron que en el consultorio San Javier, donde ejercen su profesión atienden de manera individual a personas que son derivadas por la Justicia para que se sean sometidas a estudios psicológicos y han llegado a la conclusión de que es necesario conformar grupos de autoayuda para que las técnicas de tratamiento sean aún más efectivas.

Sin formular un juicio personal de las actitudes de este tipo de individuos, relataron que muchos de ellos son padres y trabajadores que a la postre también resultan víctimas de lo que generaron en su entorno social ya que sufren marginaciones e incluso son agredidos verbalmente y en algunos casos físicamente.

Este contrasentido y otros aspectos generados por un fenómeno social de elevadas estadísticas, motivó a ambos profesionales a emprender una nueva estrategia de rehabilitación que cierta manera está emparentada con la que se utilizan en grupos de alcohólicos anónimos, adictos a juegos de azar o drogas, con la finalidad de revertir sus conductas y resocializarlos.

“Hay que recordar que cuando un agresor es denunciado, la justicia le dicta no solo una perimetral sino que también le exige que se someta a un tratamiento psicológico y lo que nosotros proponemos es qe que se realice de manera grupal para quienes lo acepten, para lo cual ideamos un programa que tendrá una duración de aproximadamente tres meses”, indicaron.

En ese contexto precisaron que en definitiva lo que se busca es, a través de líneas cognitivas, generar en este tipo de pacientes herramientas y recursos para que reviertan sus propias acciones de violencia, que aprendan a manejar su ira e incluso hasta puedan reestablecer vínculos con su familia y la sociedad en su conjunto.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico