Quién era la modelo y futbolista ahorcada por su pareja en Guaymallén

Mamá de dos chicos de 7 y 5 años y técnica en Seguridad e Higiene laboral, Florencia Guiñazú también era tatuadora y amante de los deportes. Jugaba en el club Argentino de Mendoza.

Florencia Guiñazú tenía 30 años recién cumplidos y era mamá de dos hijos: un nene de 7 años y una nena de 5. Estaba en su casa del departamento de Guaymallén, en Mendoza, cuando Ignacio Agustín Noto, su pareja de 32 años, la ahorcó y luego, se suicidó.

El femicidio ocurrió durante la tarde del sábado, en una de las habitaciones de la casa de la víctima y mientras el hijo mayor jugaba a la PlayStation en otro cuarto. Este domingo se realizaba la autopsia, pero en el preliminar se informó que “Florencia fue ahorcada y el femicida se colgó”. Todo ocurrió en el mismo cuarto: el asesino cerró la puerta para que el niño no escuchara nada.

La víctima vivía en la localidad de Las Cañas, pero era oriunda de La Consulta, una ciudad situada a poco más de 100 kilómetros al sur de la capital mendocina y que corresponde a la sección de San Carlos. Había estudiado la Tecnicatura Superior en Higiene y Seguridad Laboral en el Instituto de Educación Superior Valle de Uco (IESVU) de la provincia.

Además, era modelo y trabajaba para diferentes marcas. En su cuenta de Instagram, Florencia tenía más de 24 mil seguidores. También se desarrollaba como tatuadora y en otro de sus perfiles en las redes sociales exponía sus trabajos desde mayo de 2021: había imágenes de distintos tipos de flores, dibujos animados, frases y animales, entre otros.

Guiñazú era multifacética y su vida abarcaba diferentes ámbitos. Le apasionaban los deportes. Jugaba al fútbol, pero también practicaba CrossFit y rugby.

Justamente, la víctima formaba parte de la plantilla del Club Atlético Argentino de Mendoza. Desde esa institución escribieron en Facebook: “Con mucha tristeza te despedimos. Gracias por siempre defender los colores de nuestro club. Te vamos a extrañar. Q.E.P.D. Volá alto, Flor querida. Acompañamos a su familia y sus pequeños hijos. ¡Fuerza!”.

No fueron los únicos. Desde el club Godoy Cruz de Mendoza postearon: “Despedimos, con profunda conmoción y tristeza, a Florencia Guiñazú, quien fue víctima de femicidio. Acompañamos a su familia y seres queridos en este momento de dolor, ofreciendo nuestras más sinceras condolencias. Q.E.P.D.”.

LA TRAGEDIA

Según fuentes oficiales del caso, el femicida cerró la puerta del cuarto que compartían y fue allí donde cometió el crimen. Asesinó a Florencia ahorcándola y, luego, se quitó la vida de la misma forma: su cuerpo fue hallado colgado.

Durante el episodio, el hijo mayor de la modelo se encontraba en el domicilio, mientras que la menor de 5 años estaba en la casa de un miembro de la familia.

Según pudo saber Infobae de fuentes de la investigación, la mujer no había denunciado a su pareja por violencia de género.

De acuerdo al portal El Sol, los vecinos habían escuchado ruidos similares a golpes durante la noche anterior. Pero este sábado uno advirtió una nota en una de las ventanas del departamento que decía “Llamen al 911, los niños están solos”.

Fue en ese momento cuando tocó la puerta de la casa. El niño fue quien atendió y contó que había llamado a Florencia y a Noto, pero que no le habían respondido. En ese instante, el hombre se comunicó con las autoridades para dar aviso.

Los policías se dirigieron hacia la habitación matrimonial que estaba cerrada por dentro y se encontraron con una escena aberrante: el cuerpo de Florencia tendido en el piso y el de Soto, colgado del techo, publicó Infobae.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico