Revelan sus últimas exigencias antes de dejar Barcelona

El diario español "El Mundo", que en su momento mostró el supuesto monto del contrato que llevó a la "ruina" al conjunto catalán, publicó en exclusiva documentos y correos electrónicos, que incluyen una frase fuerte del papá de la Pulga.

Los Barcaleaks, como se tituló al escándalo que rodeó la previa de la salida de Lionel Messi del Barcelona y su enfrentamiento con la dirigencia encabezada por Josep María Bartomeu, tienen más capítulos por aparecer.

El martes, el diario El Mundo, que en su momento había mostrado el monto del contrato con la Pulga que llevó a la "ruina" al equipo catalán, subió un escalón y detalló las exigencias que habría tenido el futbolista argentino para alcanzar su renovación, después frustrada, hace poco más de un año atrás.

“Un palco privado en el Camp Nou para su familia y la de Luis Suárez; un vuelo en avión privado para toda la familia a Argentina en Navidad; un bonus de 10 millones de euros sólo por firmar; recuperar los recortes por la pandemia en los años siguientes con intereses del 3%; o poder dejar el Barcelona cuando quisiese mediante una cláusula simbólica de 10.000 euros. Estas son sólo algunas de las draconianas condiciones, un expolio, que impuso Leo Messi en junio de 2020 para renovar el mayor contrato de la historia del deporte, por el que ya ganaba 74,9 millones de euros netos al año, en mitad del devastador impacto social y económico ocasionado por el Covid. Así se desprende de la cadena de correos electrónicos entre su padre y representante, Jorge Messi, sus abogados y el expresidente Josep Maria Bartomeu y la cúpula ejecutiva azulgrana. EL MUNDO ha tenido acceso en -+exclusiva a una ingente cantidad de documentación y correos electrónicos que obran en poder de la investigación judicial del Barçagate, y que afectan también a otras grandes estrellas del club durante los últimos años como Gerard Piqué o Neymar. Son los archivos de la ruina, que serán desvelados por este periódico durante los próximos días, un verdadero Barçaleaks que acredita hasta extremos obscenos la codicia de los futbolistas, con el número uno al frente”, publicó el periódico español.

En uno de esos intercambios, siempre según el diario El Mundo, Jorge Messi, el padre de la Pulga, le habría respondido a Alfonso Nebot, director del "Family office Leo Messi" (que gestiona la carrera del rosarino), que quería que el Barcelona sintiera "el peso de la espada sobre su cabeza", en la negociación.

Antes del envío del famoso burofax que rompió relaciones entre Messi y la dirigencia de Bartomeu, el Barcelona había aceptado los pedidos de la Pulga, menos la de rebajar la cláusula de rescisión de 700 millones a unos simbólicos 10 mil euros y puso un condicionamiento al pago del signing bonus de 10 millones a que el club regresara a los ingresos previos a la pandemia.

Cuando se iniciaron las charlas en junio de 2020, plena pandemia de coronavirus, Jorge Pecourt, abogado de la familia Messi, habría planteado una extensión de dos años, con rebaja salarial de 20% de su sueldo para la temporada 2020/21, que sería recuperada a razón de un 10% en cada una de las temporadas siguientes, además de un 3% de interés anual, y también la firma de un “compromiso” con Rodrigo Messi -hermano de Leo- “para abonar sus comisiones pendientes de pago” como representante de Ansu Fati, en aquel momento compañero de la Pulga en Barcelona.

La firma se había comenzado a conversar un mes antes entre el entonces presidente blaugrana, Josep María Bartomeu, y Jorge Messi: “Pactar ya la renovación por un año más con un apartado que indique que cada una de las siguientes temporadas automáticamente quedará renovado si Leo no dice lo contrario antes del 30 de abril, creemos que sería un acuerdo perfecto para todos”, le habría adelantado Bartomeu al padre del número 10, siempre según el diario.

“Ser el mejor jugador del mundo y que pase toda su carrera en su club es algo muy positivo que demuestra la grandeza de la persona hacia sus colores. A mí me gustaría pactarlo, pero entiendo que el próximo año habrá elecciones y un nuevo presidente”, habría continuado.

Los antecedentes

En enero de 2021, con Messi ya liberado para poder negociar con cualquier club por la cercanía del vencimiento de su contrato, El Mundo sacudió el planeta deportivo al publicar no sólo las cifras del contrato sino que también afirmar que fueron esos más de 555 millones de euros los que "arruinaron" la economía del poderoso FC Barcelona.

Semejante hallazgo periodístico -cuestiones éticas de publicación al margen- no podía menos que provocar grandes esquirlas. Y una de ellas, esperable, era la reacción del crack argentino.

Y según informó el diario catalán Sport, Leo, lógicamente enfurecido por la filtración de lo que gana a partir de su renovación con el club en 2017, decidió junto a sus abogados en primer lugar comenzar una investigación para determinar quién o quiénes pudieron estar detrás de la filtración del contrato y, en segundo, iniciar acciones legales contra El Mundo.

Así, no quedará más remedio que ir cerrando los círculos de quienes pudieron haber tenido acceso a esos documentos privados, a cuyos responsables también denunciará y que según su entorno no deberían ser más de cuatro o cinco personas.

Esto va en dirección opuesta a lo que publicó el club al negar "categóricamente" que la filtración haya ocurrido desde las entrañas culés, agregando al mismo tiempo que también buscará ser querellante contra el diario.

El medio, que tiene sede en Madrid y habitualmente suele ser uno de los dos o cinco periódicos en español más leídos del mundo, había publicado que el contrato de Messi asciende a la cifra de 555.237.619 euros brutos por cuatro años "es la suma de salario fijo, derechos de imagen, una serie de primas multimillonarias inéditas hasta la fecha, dietas y un rosario de variables".

Todo tiene tintes de jugada política en los tiempos más convulsionados para el club desde que Messi hiciera su debut como profesional en octubre de 2004. En 2020, tras la catastrófica eliminación de la Champions League contra el Bayern Munich (perdió 8-2) y luego de que el club casi se sacara de encima a Luis Suárez, uno de los mejores delanteros del mundo y además amigo del argentino, ocurrió el famoso episodio del burofax, aunque Leo ya le había informado de antemano a la directiva blaugrana de sus intenciones de marcharse.

Finalmente, se quedó en el club hasta junio y, entre lágrimas, abandonó el lugar que lo cobijó durante toda su vida profesional para mudarse al París Saint Germain de Francia.

Fuente: Clarín

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico