River festejó en La Bombonera

Le ganó 2-0 a Boca por la sexta fecha de la Superliga. Gonzalo "Pity" Martínez, quien minutos después saldría por una lesión, e Ignacio Scocco marcaron los goles.

River le ganó a Boca en La Bombonera por 2 a 0 y se quedó una vez más con el Superclásico, como ocurre en los últimos tiempos. “Pity” Martínez abrió el marcador con una gran definición de volea a los 14’ de la etapa inicial, mientras que a los 23′ del complemento, Ignacio Scocco selló el resultado. El conjunto de Gallardo se impuso con autoridad.

En el inicio del clásico River logró tener el dominio de la pelota y posicionarse en campo contrario. A los 4′ Borré desbordó por la derecha, sacó un centro que cruzó el área y expuso a Rossi, que intentó despejar y se quedó a mitad de camino.

La reacción de Boca fue rápida. En el primer avance, Benedetto se sacó de encima a Maidana con un enganche hacia adentro, apuntó y remató con potencia hacia del centro del arco de Armani. El arquero millonario se esforzó y con un manotazo sacó la pelota por arriba del travesaño. El número uno sufrió poco y respondió cada vez que Boca pudo llegar al área. Así volvió a demostrar su gran momento.

River presionó constantemente en la salida del fondo de Boca. Pratto y Borré exigieron a Magallán e Izquierdoz que tuvieron despejar con rapidez y sin rumbo concreto en reiteradas oportunidades. Esa decisión le daría al conjunto de Gallardo un buen resultado en el corto plazo.

La presión de River surtió efecto a los 14′ cuando Magallán le dio un pase al medio a Pavón y el delantero xeneize no llegó a controlarla. Palacios recuperó la pelota y avanzó hacia al área sin que Barrios y Nández pudieran cortarle el paso. Intentó encontrar a Pratto con un pase corto pero impreciso que Izquierdoz despejó a medias. Mas completó el despeje, pero la pelota rebotó en Palacios, sobrevoló el área y cayó a espaldas de Jara. Cuando el lateral se dio vuelta, “Pity” Martínez apareció por detrás y sacó una volea de zurda que se metió junto al palo más lejano de Rossi.

Seis minutos después, el “Pity” se quedó tirado en el suelo en la mitad de la cancha y mostró un gesto de dolor hacia al banco de suplentes. Sintió un pinchazo en su pierna izquierda después de una falta de Barrios y no pudo aguantar. Gallardo decidió que en su lugar ingresara Quintero cuando aún restaban 25 minutos para el final de la primera mitad y cuando el exvolante de Huracán se había convertido en un problema enorme para los defensores “xeneizes”.

Boca tuvo dos chances más antes del entretiempo. Un remate de Jara se fue por arriba del travesaño y otro de Benedetto que Armani controló en dos tiempos. Al conjunto local le costó mucho tener la pelota y encontrar una salida clara por los costados. Pavón fue el único capaz de desequilibrar y complicar a la defensa de River con desbordes y centros al centro del área que se diluyeron. Su esfuerzo no alcanzó para poder romper la última línea de River y llegar al empate.

El gol de Martínez fue un espejo del que le convirtió a Boca en mayo de 2017, cuando River ganó 3-1 en La Bombonera. En aquel momento, el volante apareció por detrás de Gino Peruzzi y remató de una forma similar. Este domingo volvió a hacerlo. Llegó detrás de Jara y sacó un zurdazo preciso que se convirtió en el primer gol “millonario”.

POLEMICAS Y OTRO GOL

Boca salió con mayor decisión en el complemento y con la intención de lograr el empate con rapidez. El empuje desordenado, pero agresivo terminó por generar una polémica en pocos minutos cuando Tevez remató dentro del área y la pelota pegó en la mano derecha de Ponzio. Vigliano no cobró y el banco xeneize estalló con quejas y gritos.

El colombiano Edwin Cardona, que había ingresado en el primer tiempo por un lesión de Jara, se convirtió en una alternativa de juego para Boca, pero no nunca pudo formar sociedades efectivas. Ni Benedetto ni Tevez tuvieron una buena tarde. Ambos estuvieron imprecisos y no pudieron marcar la diferencia en el área de River. Esa falta de contundencia le impidió el equipo de Barros Schelotto lograr un empate.

Tevez dejó la cancha a los 20′ y le dio lugar a Mauro Zárate. Así Barros Schelotto buscó tener más movilidad en los últimos metros y sumar jugadores al ataque. Dos minutos antes, Gallardo decidió sacar a Pratto y poner en cancha a Scocco. Ese cambio fue determinante para el triunfo de River. El exdelantero de Newell's amplió el marcador a los 23′ después de una jugada idea por Quintero y Borré.

El colombiano dio un pasó entre líneas hacia Borré al centro del área, el delantero aguantó la marca de Magallán y apenas empujó la pelota hacia atrás para dejarle el remate servido a Scocco, que sacó un derechazo violento y convirtió el segundo gol. Rossi no pudo hacer ante la fuerza del impacto y la aparición sorpresiva del delantero “millonario”.

Boca siguió empujando y tratando de perforar el mediocampo de River. Ponzio y Pérez lograron contener las subidas del Almendra por la izquierda y de Nández por derecha. El equipo de los mellizos estuvo desordenado, poco claro, nervioso y sin creatividad para resolver en los últimos metros. La ausencia de un juego preciso complotó contra la posibilidad de poder quebrar el cero en el arco de Armani.

En los minutos finales, Armani sacó un cabezazo al ángulo de Almendra y evitó el descuento. Su atajada cerró el partido y le dio un broche de oro al triunfo de River.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico