"Se puede pasar tres horas sin beber cerveza", afirma Infantino

Gianni Infantino dio su versión de la realidad del Mundial y de la doble moral que rodea muchas de las polémicas surgidas alrededor de la Copa del Mundo que comienza este domingo.

En el grandioso Virtual Stradium 1 del centro de prensa de Doha y ante 500 periodistas, Gianni Infantino repasó (durante una hora de monólogo) todo lo que está sucediendo alrededor de una Copa del Mundo que se inicia el domingo con el Qatar-Ecuador. Lo hizo, al menos en el arranque, en tono solemne. "Hoy me siento catarí, árabe, africano, gay, discapacitado, trabajador migrante. Me siento como ellos y sé lo que es sufrir acoso de pequeño. Era pelirrojo y sufrí bulling. Lloré e intenté participar con ellos. Si leyera la prensa estaría deprimido. Soy hijo de trabajadores migrantes, en condiciones muy complicadas en Suiza, cómo vivían y los derechos que tenían. Veía cómo se trataba a los que intentaban entrar en el país. Suiza se ha convertido en un ejemplo de tolerancia. Qatar ha progresado y hablaremos de ello, como también espero que hablemos de fútbol, si no están cansados. La FIFA está orgullosa de estar aquí. Me cansa leer comentarios sobre gente y decisiones de hace doce años. Va a ser el mejor Mundial. La gente quiere el fútbol".

LA SUERTE DE LOS TRABAJADORES

Siguió con el asunto de los trabajadores. "Lo triste es que en las últimas semanas hemos sido testigos de una doble moral. Los europeos nos dan muchas lecciones. Soy europeo y deberíamos pedir perdón por dar lecciones. Vine hace seis años y lo primero que hice fue hablar de los trabajadores. ¿Cuántas empresas europeas ganan dinero aquí o en otros países de la zona y se han preocupado de los trabajadores? Ninguna. Igual ganaban menos si lo hacían. Nosotros, sí. Aquí defiendo el fútbol y las injusticias. La FIFA se preocupa y Qatar, también. ¿Saben cuántos periodistas vinieron a un acto sobre discapacitados hace dos días? Cuatro".

El presidente de la FIFA señaló la doble moral del viejo continente. "Hay miles de trabajadores migrantes que mueren y nadie se acuerda de ello. Qatar ha ofrecido a muchos migrantes ganar diez veces más que en su país. En Europa no lo permitimos. Solo llegan unos pocos. Si a Europa les importara el destino de estos migrantes, se debería crear rutas para que algunos llegaran a Europa, como está haciendo Qatar. No podemos hacer la vista gorda a cosas que no funcionan en Qatar, pero la moral unidireccional es simple hipocresía. Esta Copa del Mundo va a ayudar a muchos a abrir los ojos. Si ven algo mal, cuéntelo, pero también digan cómo se puede solucionar".

Insiste en todo lo que está surgiendo alrededor de los trabajadores. "Nosotros no actuamos por la presión. Existe un marco jurídico para tratar la indemnización de los trabajadores. Estamos en un reino soberano. La FIFA no puede poner las normas ni aquí, ni en el Reino Unido. Hay un fondo que ha desembolsado 350 millones de dólares en los últimos cuatro años a los trabajadores. Empresas occidentales no quieren subir el sueldo a esos trabajadores. La FIFA tiene un fondo delegado, que será un porcentaje de los ingresos de la Copa del Mundo, más aportaciones del que quiera. Es la primera vez que sucede algo así. Se ha abierto una oficina de la OIT y cuando ustedes no estén aquí, vendremos a ver cómo evoluciona todo".

Sobre el colectivo LGTB. "He hablado mucho con los dirigentes y se da la bienvenida a todo el mundo. La opinión de uno o dos no es la de un país. Esto es un requisito que se va a cumplir. Las normas existen, como pasó en Suiza en el 54. ¿Nos quedamos en casa y criticamos a los árabes porque no permiten a los gay en público? No, hay que pasar por un proceso. `Las puertas se están empezando a abrir. Pido que intentemos unir, no es una guerra. La ciudad es preciosa y la gente está feliz".

Sobre la polémica de la cerveza. "Todas las decisiones que se toman se adoptan de forma conjunta por la FIFA y la organización. Hay muchos puntos en dónde se podrá beber alcohol. Creo, de todas formas, que se puede pasar tres horas si beber cerveza, pero al ser un país árabe parece que es un problemón. En Francia, España y algún país más ya pasa lo mismo. Budweiser es uno de los socios de la FIFA y vamos a seguir con ellos hasta 2026. Ojalá todos los problemas del Mundial sea el de la cerveza".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico