"¿Se quejan por no comer un asado?" 

El ministro de Salud de Chubut, Fabián Puratich, afirmó que los decretos no están para ser interpretados, si no para ser cumplidos. Se enojó por las dilaciones que todavía hay en algunas ciudades importantes para tomar medidas que prevengan la Covid 19.

“Es la gran herramienta que tenemos todos y todas a nuestro alcance y que no debemos olvidar y que debemos fortalecer día a día, no te olvides recordar que son leyes que no se deben `interpretar´, se deben cumplir. Se creó una gran ansiedad porque salga un decreto que luego todos y todas se encargan de `interpretar´, lo único que se debe hacer es cumplir”, sostuvo el ministro de Salud de Chubut.

Fabián Puratich recordó que “hay dos decretos vigentes y deben ser cumplidos; tenemos que ser más maduros en todo sentido, social, cultural y político para lograr mejores objetivos. Las cosas que se suspenden, se suspenden; no se le busca la vuelta para incumplirlas. Si entendemos eso, todo va a ser más fácil y fluido. Ninguna resolución o disposición de ningún nivel está por sobre un decreto; por lo tanto cumplamos lo estipulado y seguramente nos va a ir mejor”.

El ministro advirtió que “el semáforo epidemiológico va a tener la misma dinámica de la enfermedad; por lo tanto es dable aclarar que quienes estén hoy en verde mañana podrán estar en amarillo; quienes están en amarillo podrán mañana estar en rojo y así sucesivamente”.

Por eso en el mismo decreto “se recomienda a departamentos en amarillo (riesgo moderado) a sumarse a las medidas de cuidado para evitar llegar al alto riesgo, siendo responsabilidad de cada municipio la toma de la decisión”.

Por lo tanto, sugirió, “dejemos de discutir, dejemos de interpretar y trabajemos todos juntos para cuidar a nuestra comunidad a nuestros afectos. El sistema sanitario está absolutamente tensionado, los trabajadores y trabajadoras de salud agotados después de más de 15 meses de trabajo continuo sin descanso con una carga emocional y física difícil de soportar”.

Con molestia, apuntó Puratich que “¿se tiene que escuchar a actores sociales y políticos quejarse por no poder comer un asado? ¿Por no poder jugar al fútbol? ¿Por no poder festejar un cumpleaños?”.

Concluyó con un “seamos empáticos y solidarios. Esta enfermedad afecta a todos y todas; no distingue sexos, edad, condición social, religiosa ni política. Si nos cuidamos entre todos es mucho, pero mucho mejor”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico