Sigue bloqueado el ingreso a oficinas de Desarrollo Social

Diariamente el acceso es bloqueado por un reducido grupo de manifestantes que reclama camas, colchones, mesas, sillas, placares, cocinas, calefactores, puertas, tirantes, grifería y termotanques, además de asistencia económica para micro emprendimientos y subsidios.

Caleta Olivia (agencia)

Hace dos semanas que el articulador para la zona norte del Ministerio de Desarrollo Social, Walter Cifuentes, no puede ingresar a la sede que ese organismo alquila en la calle Yrigoyen de esta ciudad, a pocos metros de la Comisaría Seccional Primera y del edificio donde funcionan los juzgados de instrucción.

De manera esporádica lo hicieron algunas empleadas, incluyendo visitadoras sociales, pero ellas igualmente tuvieron que retirarse porque diariamente el acceso es bloqueado por un reducido grupo de manifestantes que reclama camas, colchones, mesas, sillas, placares, cocinas, calefactores, puertas, tirantes, grifería y termotanques, además de asistencia económica para micro emprendimientos y subsidios.

La quema de maderas y cartones para soportar las bajas temperaturas invernales ya es una constante diaria y en principio se pensaba que la protesta que incluye la participación de varias mujeres no iba a durar mucho tiempo, pero la situación se fue complicando y tornándose más confusa.

Cifuentes dijo que parte de los manifestantes ya habían recibido ayuda con antelación y que otros pedidos están en proceso de gestión, pero también atribuyó razones políticas a la protesta, sobre todo cuando la semana pasada se hizo presente en ese lugar el reelecto presidente de la UCR local, Matías Quinteros, distanciado de la alianza política Cambiemos a la cual está ligado el articulador.

Por el contrario, la vocera de los manifestantes, María Vidal, dijo que ellos no tenían ninguna relación con Quinteros y que el mismo solo les expresó su solidaridad, tal como lo hacen referentes de otros sectores de la comunidad.

Vidal también aseguró que es mentira que las empleadas del organismo hubieran presentado una denuncia por el bloqueo, en tanto que ayer se endureció la protesta porque avanzada la tarde se fue armando un campamento permanente, a tal punto que alguien acercó un desvencijado sillón y se presumía que por la noche se armaría una improvisada carpa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico