Sol, la niña que brilla entre torres, peones y reyes

De Comodoro al mundo. Con 10 años, será la primera mujer de Chubut en participar en un Mundial de ajedrez. "Estoy nerviosa, pero mi familia me apoya mucho y me enseña", reconoce.

A los 7 años, Sol Muruchi empezó su camino en el ajedrez y ya está dispuesta a hacer historia. La niña del barrio Las Américas de Comodoro Rivadavia, integrante del club “El Mundo del Ajedrez”, fue convocada por la Federación Argentina de Ajedrez (FADA) para competir en el Campeonato Mundial Juvenil en la categoría Sub 10, en agosto, y lo que parecía un sueño ya es una clara realidad.

El certamen, que se desarrollará de manera online y es organizado por la Federación de Ajedrez de Georgia, tendrá a otros dos chubutenses compitiendo en distintas categorías: Máximo Peralta (Sub 12, de Trelew) y Sebastián Moreno (Sub 16, de Puerto Madryn).

La comodorense sorprendió con una gran actuación en un campeonato Sudamericano y, teniendo en cuenta que figura en el ránking Elo de Argentina, fue seleccionada por la FADA.

“Cuando mi padre me dijo, yo pensaba que era mentira. Me dice ‘estás convocada para participar en el mundial de ajedrez’, y yo dije ‘¿pero cómo?, si yo soy una aficionada’. Después me lo confirmó Lucas Rivas, el presidente de El Mundo del Ajedrez”, comentó Sol en diálogo con El Patagónico.

Su papá es Hernán, quien contó cómo empezó esta mágica aventura para su hija. “Más que orgulloso, estoy feliz. Estamos felices por el club también, porque ahí se forman muchos niños y esto le da más empuje. Yo le enseñé los primeros movimientos de las piezas. Todo el resto se lo enseñó el club”, afirmó.

“Mi hijo mayor, Adrián, arrancó primero a los 7 años y ganó muchos torneos. Hoy tiene 12 años. Fue de casualidad, porque un niño llevó un tablero de ajedrez a la escuela y a él le llamó la atención. Me preguntó si sabía qué era el ajedrez y le dije que sí, porque yo jugaba, pero nunca les pregunté si querían aprender”, reconoció.

Sol no se enganchó de inmediato con el deporte ciencia, ya que le resultaba aburrido. “Ella iba al club porque iba el hermano, pero se aburría y se lo decía a los ‘profes’, que se reían. Como el hermano tenía trofeos, quería que se los regale, pero el hermano le decía que tenía que ganárselo”, recordó Hernán.

Este viernes, Sol Muruchi empezará a recibir clases del maestro FIDE Andrés Aguilar, y a partir de la semana próxima los profesores de El Mundo del Ajedrez le darán clases puntuales.

Por ahora, lee mucho, tiene partidas además asiste a clases online. “Leo cuatro horas por día, yo solita con el libro, y después hago partidas con mi hermano, que me enseña mucho. Nos llevamos bien”, afirmó Sol.

Sin dudas, su hermano es un gran guía en este camino y ahora hasta comparten trofeos. “Tengo muchos trofeos que los mezclo con los de mi hermano”, resaltó.

Dice que nos nervios no se le van, pero el acompañamiento y consejos de sus seres queridos aplacan la ansiedad de la espera. “Estoy nerviosa, pero mi familia me apoya mucho, mi padre y mi hermano me enseñan mucho”, admitió.

En tiempos de pandemia y restricciones, el hecho de poder volver a la escuela también resulta como un aliciente. “Me gusta ir a la escuela. Las materias que me gustan más son matemáticas y ciencias sociales”, rescató la niña que cursa 5º grado en escuela provincial Nº 2 “Francisco Pietrobelli”, del barrio que lleva el mismo nombre.

Por último, Hernán Muruchi agradeció a quienes hicieron su aporte para que puedan pagar la inscripción. “Quiero agradecerles a todos los miembros del club, a los ‘profes’, a los jugadores, a los padres de los otros niños, que entre todos colaboraron para las inscripciones, porque la inscripción sale 65 euros. Lucas Rivas organizó un torneo y en tres días se juntaron casi 13 mil pesos. Entre el jueves que recibimos la noticia y el domingo, ya teníamos la plata”, enfatizó.

Asimismo, manifestó su gratificación por el compromiso de Comodoro Deportes. “Posterior a eso, Hernán Martínez (titular del Ente) me citó para ver de qué manera podía colaborar el municipio. Como le conté que ya habíamos pagado la inscripción, me dijo que de alguna manera querían estar, así que le llevé una compu que le regalé a Sol y que andaba lenta, para ver si la optimizan o si consiguen otra”, aseveró.

“Aparte de eso, me dijo que hay becas deportivas para pagar cursos, comprar libros, así que a partir de julio ya la suman al grupo de chicos que cobran becas deportivas. Eso es para valorar, porque yo no fui a pedir nada”, acentuó.

Sol.jpeg

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico