Temeraria protesta de exobreros de CPC al treparse a un silo cementero

Sumidos en la desesperanza que deviene de la desocupación laboral y de las dilatadas y burocráticas promesas de políticos para poder cobrar los salarios que les adeudan, seis obreros de la construcción que quedaron cesantes en CPC decidieron treparse ayer a uno de los silos cementeros ubicados en el obrador de la Ruta 3, como medida extrema de protesta.

Caleta Olivia (agencia)

Ellos formaban parte del plantel de algo más de 200 operarios que estaban afectados a la construcción de la Autovía Rada Tilly–Caleta Olivia y a la Avenida de Circunvalación que quedaron paralizadas en diciembre de 2017 y que luego fueron formalmente despedidos el 30 de marzo.

En ese lapso, para poder cobrar las quincenas que se iban acumulando realizaron marchas de protesta, cortaron rutas, tomaron el obrador situado a 15 kilómetros del acceso norte de esta ciudad e incluso llegaron a retirar máquinas viales y camiones para realizar una simbólica venta de ese parque pesado.

En principio, gracias a la intervención de la jueza federal Marta Yáñez, lograron cobrar una suma de aproximadamente 30 mil pesos promedio aunque algunos políticos, como el caso del senador nacional Eduardo Costa, se atribuyeron ese mérito.

Los obreros, cansados de estar en medio de esas disputas empresariales, políticas y judiciales, interceptaron el miércoles en Caleta Olivia al senador Costa y no solo le exigieron que se hiciera cargo de lo que prometieron, tanto él como otros funcionarios del macrismo, sino que también le vociferaron fuertes e irreproducibles epítetos.

RECLAMO EN LAS ALTURAS

A media mañana de ayer, los exoperarios de la Autovía y de la Avenida de Circunvalación decidieron volver al obrador atiborrado de inactivas máquinas viales y camiones, tanto en lo que fue un predio delimitado como a escasos metros de la ruta, donde quedaron luego de la singular y simbólica venta para poder cobrar salarios, hace ya varias semanas.

Seis de ellos se treparon a uno de los dos silos cementeros que se elevan a unos 20 metros de altura y desde allí procuraron que se visibilizara su nueva y arriesgada forma de protesta ante miles de ocupantes de autos, camionetas, camiones y colectivos que pasan por ese lugar.

Los compañeros que estaban en la base de esas estructuras, donde también hay una planta de asfalto, dicen que les adeudan ocho quincenas, la liquidación final y el subsidio que se les prometió a través de Nación.

Contaron también que ya no les interesa que le hayan quitado la obra a CPC y las versiones de que se la otorgarán a Contreras Hermanos, ya que lo que necesitan imperiosamente es que el problema se resuelva y que les paguen lo que se les adeuda porque su situación social es por demás extrema.

En tanto, los que permanecían en las alturas no tenían más seguridad que una endeble baranda metálica circular, al tiempo que uno de ellos se aferraba a una soga con un lazo al cuello como seria advertencia y además sostenían una bandera argentina.

TAMBIEN BLOQUEAN PLANTA DE OSMOSIS

De manera simultánea, otro grupo de ex obreros de CPC decidió bloquear el acceso a la también inconclusa Planta de Ósmosis Inversa (desalinadora de agua de mar), situada también sobre la Ruta 3, pero a solo dos kilómetros del radio urbano de la ciudad, en dirección norte.

Quince de ellos estuvieron afectados a ese emprendimiento que estaba en su faz final de construcción y montaje de equipos.

“A nosotros nos llegó la versión de que Vialidad Nacional no quiere hacerse cargo de lo que nos deben porque esta obra no es de su área, sino de otro organismo (ENOHSA), pero se olvidan de que cuando salió un pago fue para todos los que pertenecíamos a CPC, en los que también estaban los compañeros que realizaba el tendido de la línea eléctrica desde Pico Truncado”, contaron. Vale señalar que la protesta en la Planta de Ósmosis Inversa se divisaba fácilmente desde la ruta por una quema de cubierta y que además en el interior de predio había dos móviles patrulleros policiales como medida de prevención, aunque los obreros manifestaron que ellos no iban a dañar instalaciones, sino que su objetivo era reclamar por los salarios adeudados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico