Teruel más complicado por denuncia de abuso sexual a menor

A solo un mes de haber agravado la acusación contra Lautaro Teruel -hijo de un integrante de Los Nocheros-, la Justicia salteña volvió a endurecer la figura del delito por el que el hombre de 27 años está detenido.

“Abuso sexual con acceso carnal agravado por ser cometido por dos o más personas”, es la imputación que ahora pesa contra él y contra un nuevo involucrado en la causa, Silvio Ezequiel Rodríguez, quien ayer fue detenido en la provincia de Córdoba.

El cambio se decidió por la denuncia que en junio pasado realizó una joven de 19 años, quien aseguró que Teruel, hijo uno de los exintegrantes Los Nocheros, habría abusado de ella junto a otras dos personas en un boliche durante el verano de 2014.

El agravamiento de la situación de los imputados fue resuelto por Sergio Federico Obeid, fiscal penal 1 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual. El funcionario, además, llamó a una audiencia de imputación a Teruel, Rodríguez y Gonzalo Isaac Farfán para informarles sobre el cambio de la acusación.

Según el fiscal, "al surgir que el hecho investigado resulta diverso y más complejo" que la denuncia que había originado la causa, era menester modificar la situación de Teruel, a quien el mes pasado se lo había acusado de “abuso sexual con acceso carnal continuado agravado por el grave daño en la salud de la víctima”. Es decir, sin la complicidad de coautores.

Ahora, Obeid ordenó la ampliación y modificación de la citación a audiencia por el delito de “abuso sexual con acceso carnal agravado por ser cometido por dos o más personas”. Rodríguez, Teruel y Farfán están más que complicados. Rodríguez estaba detenido en Córdoba y fue trasladado a la Alcaidía General de la capital provincial.

Además, Teruel está imputado en otro caso por los delitos de exhibiciones obscenas agravadas (dos hechos) y abuso sexual con acceso carnal (dos hechos) en concurso real. Esta causa se originó en abril luego de que la madre de una adolescente denunciara diversos hechos de abuso sexual en perjuicio de su hija cuando ésta tenía 10 años y en más de una oportunidad.

La denuncia da cuenta de que Teruel, quien tiene 27 años y que al momento de cometer los abusos rondaba los 18, se escudaba en los vínculos de amistad entre las familias para propiciar momentos de juego con la niña. Cuando estaban solos, la arrastraba hasta el baño y la obligaba a practicarle sexo oral.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico