Tres muertos en Francia en un ataque con cuchillo en una iglesia

Un atacante armado con un cuchillo mató hoy a tres personas dentro de una iglesia en la sureña ciudad francesa de Niza, lo que llevó al Gobierno a elevar al máximo el nivel de alerta en medio de furor en el mundo islámico por la publicación de nuevas caricaturas de Mahoma en la revista francesa Charlie Hebdo.

Otros incidentes o ataques ocurrieron en las ciudades francesas de Lyon, donde la policía detuvo a un afgano armado con un cuchillo, y de Aviñón, donde agentes mataron a tiros a un hombre que los amenazó también con un cuchillo, dos semanas después de la decapitación de un profesor francés por mostrar en clases caricaturas de Mahoma.

Además, un guardia del consulado de Francia en la ciudad saudita de Yeda fue herido hoy a puñaladas por un ciudadano saudita que fue detenido, informaron medios estatales y la embajada de Francia, pero no quedó claro si los hechos en Lyon, Aviñón y Arabia Saudita se relacionan con el ataque en Niza.

La fiscalía antiterrorista francesa abrió una investigación tras ese ataque en Niza por "asesinato e intento de asesinato vinculado a una empresa terrorista" y "conspiración criminal terrorista", pero no se pronunció sobre los hechos en Lyon y Aviñón.

El ataque en Niza se produjo hacia las 9 cerca de la basílica Notre-Dame, en pleno corazón de esta ciudad de la Riviera Francesa de poco más de 500.000 habitantes, que hace cuatro años fue blanco de un ataque yihadista que dejó 86 víctimas.

Dos de las víctimas son un hombre y una mujer que fueron asesinados dentro de la basílica.

La tercera víctima, gravemente herida, logró huir a un bar vecino, pero murió poco después, informó la agencia de noticias francesa AFP, que citó a fuentes policiales.

El ataque llega menos de dos semanas después del asesinato por decapitación del profesor Samuel Paty en Conflans-Sainte-Honorine, una pequeña localidad de 35.000 habitantes ubicada a 50 km de París, por haber mostrado en clase caricaturas del profeta Mahoma.

El presidente, Emmanuel Macron, visitó la iglesia atacada en Niza luego de mantener una reunión de crisis con los ministros del Gobierno en París.

Un gran número de policías y socorristas estaban presentes cerca de la iglesia. Toda la zona fue acordonada.

El atacante, que resultó herido durante la intervención de la policía, fue transportado al hospital, señaló una fuente policial a AFP.

El alcalde de Niza, Christian Estrosi, que se dirigió de inmediato al lugar del ataque, dijo que Francia debe actuar para "eliminar el islamofascismo" y pidió que todas las iglesias de la ciudad sean puestas bajo vigilancia policial o cerradas.

"Ya es suficiente", añadió.

Según dijo Estrosi, el atacante gritó varias veces "Alá Akbar" (Alá es el más grande).

La Conferencia de Obispos de Francia (CEF) describió como "incalificable" el ataque y dijo que "los cristianos no deben convertirse en un símbolo a destruir".

Los diputados franceses, que debatían el nuevo confinamiento nacional decidido la víspera y que entrará en vigor hoy a la medianoche, observaron un minuto de silencio tras enterarse de lo sucedido.

El primer ministro, Jean Castex, que estaba presente en la Asamblea Nacional, abandonó el hemiciclo inmediatamente después.

Niza fue blanco el 14 de julio de 2016 de un ataque que dejó 86 muertos en el que un hombre arremetió deliberadamente un camión hacia una multitud que estaba celebrando el Día de la Bastilla, la Fiesta Nacional francesa.

Francia es blanco de atentados terroristas de alto impacto desde 2015, cuando un ataque yihadista el 7 de enero contra el semanario satírico Charlie Hebdo dejó 12 muertos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico