Un comodorense que hizo emocionar a Diego

Jorge Alvarado jugó al fútbol en Jorge Newbery y vio a Maradona debutar con la camiseta de la selección argentina. El eximio guitarrista radicado en Buenos Aires interpretó "La Mano de Dios" y lo hizo emocionar en pleno Mundial 2014. El recuerdo del 10 bajo la mirada del músico comodorense. "El legado que nos deja Diego es querer al país", sostuvo Jorge.

En el barrio Jorge Newbery se vieron las primeras gambetas de Jorge Alvarado. Allí, nació y se crió imaginándose que algún día defendería los colores del aeronauta. La pasión por el fútbol se mezclaba con su amor por la música. Es que la guitarra comenzaba a ser su compañera de vida. Tenía 13 años cuando viajó de Comodoro a Buenos Aires acompañando a su mamá Stella Ulloa quien debía someterse a estudios médicos. La música comenzaba a ganar presencia en los tiempos de lucha. Las melodías se multiplicaban en los pasillos del hotel donde pasaba sus días en Capital Federal.

El 27 de febrero de 1977 un inquilino del hotel lo invitó a la cancha de Boca. No era un partido más. Ese día jugaban Argentina y Hungría. El amistoso fue el primer partido que un tal Diego Armando Maradona, con sólo 16 años y 4 meses, comenzaba a escribir la historia más linda del amor. Jorge fue parte del latido de la Bombonera. El recuerdo quedó plasmado para siempre.

La vida siguió. El artista comodorense creció como también lo hizo su amor por la música, el fútbol y Maradona. Esa pasión se vio reflejada en la interpretación de “La Mano de Dios”, canción conocida popularmente a través de “El Potro” Rodrigo, pero que fue una creación de Alejandro Romero, que le dedicó a Pelusa.

El arreglo de la canción por parte de Jorge comenzó una semana antes de que “Perros de la Calle”, el programa de radio que conduce Andy Kusnetzoff, viajara a Brasil para cubrir el Mundial de 2014. Jorge y el conductor de Podemos Hablar son muy amigos por lo que el artista comodorense se encarga de cuidarle la casa cuando Kusnetzoff viaja. Ese vínculo le permitió entregarle el trabajo que había plasmado pensando en la competencia más importante de todas. Es que el Mundial es sinónimo de Maradona.

Los días pasaron y Jorge seguía con su vida preparándose para ver los partidos de la selección argentina. Su tranquilidad solo se vio interrumpida el 12 de junio de 2014 cuando sonó su teléfono. Era de la producción de “Perros de la Calle”. Diego iba a estar en el programa y desde la producción querían que tocara en vivo para el más grande de todos. Jorge le dijo que sí. Los nervios comenzaron a adueñarse de su cuerpo.

El camino hacia el estudio de Metro fue largo. Las manos le sudaban. Sabía que no tocaba para cualquier persona. Sin embargo, la magia sucedió. La canción no solo maravilló a Diego, sino que le hizo recordar a Doña Tota, su mamá. Las lágrimas de Diego fueron las de todos. Jorge rompió en llanto. “Cuando él se acuerda de su mamá, yo también me acuerdo de la mía”, confió el artista comodorense a El Patagónico.

“La Mano de Dios” de Jorge Alvarado es el video que se viralizó en las últimas horas en todo el mundo. Es que la emoción del más grande, es algo que tiene repercusión mundial.

“Salió tan bien que no es fácil tocar en vivo e instrumental. Estaba muy nervioso porque Diego era así. Se podía bajar cinco minutos antes de hacer la nota. Había una tensión terrible en el estudio. Todos nos emocionamos y yo nunca caí sobre lo pasó”, sostuvo Jorge.

El agradecimiento de Diego hacia Jorge siguió al otro día cuando comenzó el programa “De Zurda” que condujo con Víctor Hugo Morales. “Y cuando me nombra en el primer programa, fue explosivo, muy fuerte y sobre todo lo que está pasando ahora me genera mucha melancolía”, aseguró a este diario.

“TODAVIA NO CAEMOS”

Jorge todavía no cae. Se encuentra como millones de argentinos. Cree que todo es una vil mentira. Todavía tiene la ilusión de que, en cualquier momento, Maradona aparecerá y seguirá gambeteando a la muerte como lo venía haciendo hace 20 años. La noticia lo impactó. Fue un golpe al mentón. “Me emocioné. Nunca lo había hecho. Siento que se fue muy joven y eso es lo que lamento. Toda esa vida que llevó y que todavía sigue porque Diego es eterno. Es una marca muy fuerte. Lo único que sé es que haber quedado un poquito en su vida no lo puedo creer y me supera”, consideró.

Para el artista comodorense, el legado de Maradona es defender el país y sentir la camiseta por sobre todas las cosas. “El legado que nos deja es querer más a tu país, a tu bandera, a lo nuestro. Estamos muy atrás con todo eso. Tenemos que empezar a querernos más por eso estamos como estamos. Consumimos mucho más otra cultura que la nuestra. Diego era la cultura, la camiseta, el argentinismo, y ahora florece en la gente”, afirmó.

Los recuerdos de Diego se multiplicaron en los últimos días. “Es muy loca la vida y por eso también me emociono. Lo vi en la vida, lo vi debutar y después me reencuentro con él de otra manera. Siempre superó todo Diego. El año pasado me nombró en su Instagram porque subió otro video en homenaje a su papá. ‘Gracias al maestro Jorge Alvarado’, puso en su posteo. Siento que estuve siempre presente con él”, aseguró.

Diego y Jorge nunca se cruzaron. No había necesidad de mantener ese cruce. “Yo nunca tuve la sensación de querer conocerlo. Yo quería que se quede así. Lo que sí me encantó fue que me mandó la camiseta firmada. Ese momento fue único y no lo quería cambiar”, sentenció el artista local que hace emocionar a todos con su interpretación de “La Mano de Dios”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico