Un mes de prisión preventiva para el hombre que intentó raptar a tres niños

En la tarde del miércoles un hombre intentó captar a tres niños en el barrio Vialco en Trevelin, el sujeto comenzó a hablar con ellos para ganarse su confianza y llegó a tomarlos de los brazos. Al momento de dar testimonio, el hombre dijo no recordar nada porque se encontraba borracho.

Este miércoles un hombre fue aprehendido por la tarde a escasos minutos después de producirse la situación que puso en alerta a los vecinos del Barrio Vialco de Trevelin. El funcionario Raúl Camerlo relató el hecho por el que se formalizó la investigación y la Fiscal María Bottini fundamentó el pedido de prisión preventiva por el plazo de un mes. Marcos Ponce, defensor público, hizo reserva de cuestionar la calificación legal provisoria y se opuso a la prisión preventiva, solicitando la libertad o un arresto domiciliario a cumplir en Cerro Centinela. El juez Jorge Criado, coincidió con la Fiscalía en la necesidad de cautelar el proceso con prisión preventiva.

El pasado miércoles entre las 19.30 hs. y las 20.10 hs., el imputado se habría acercado a unos niños que jugaban en una canchita del Barrio Vialco. Se dirigió a dos chicos de 10 años comenzando a hablarles para ganarse su confianza. Según el relato de las víctimas, les dijo que conoce a los padres e inmediatamente tomó por los brazos a uno de ellos, el que logró zafarse, salir corriendo junto con los demás y refugiarse en la casa de su tía. Posteriormente el imputado se habría dirigido por calle Los Rifleros y volvió a entrar al barrio por calle Cacique Nahuelpan para acercarse a un niño de 11 años expresándole que vaya con él, que tenía casa con pileta, tomándolo del brazo por la fuerza y contra su voluntad, el nene logró liberarse pidiendo ayuda a una vecina. La mujer contuvo a los menores en su vivienda dando aviso a la policía. Los uniformados acudieron al lugar y lo aprehenden cuando trataba de huir en su vehículo.

Camerlo indicó que a criterio del Ministerio Público Fiscal, el imputado tenía como finalidad sustraer mediante el uso de la fuerza a algún menor para trasladarlo hacia algún lugar seguro y satisfacer deseos sexuales propios aprovechándose que la víctima se encontraba sola para abusar sexualmente, acción que se vio imposibilitada por la resistencia de las víctimas, la inmediata intervención de la vecina que los contuvo en el patio de su vivienda dando aviso a la policía y la rápida presencia de ésta.

Bottini pidió un mes de prisión preventiva, plazo en el cual se espera tomar el testimonio de los niños, además de realizar una serie de medidas investigativas. Fundó la necesidad de la medida en la conducta del imputado al momento de su aprehensión, intentando huir de la policía, y el su conducta evidenciada en procesos anteriores. En este sentido se refirió a una compulsa que debió dictarse para hacerlo comparecer a una audiencia a la que no se presentó por sus propios medios. También fundó el riesgo de entorpecimiento procesal, señalando que podría procurar influir en los niños para que estos no declaren sobre lo sucedido o modifiquen la versión de los hechos. Señaló que se trata de un hecho grave, que puso en alerta al barrio donde se produjo. Una de las testigos manifestó su preocupación por lo sucedido indicando que el imputado evidentemente sabía que en ese lugar suelen juntarse niños a jugar y que fue allí directamente a buscarlos.

El imputado declaró en la audiencia, indicando que había consumido mucho alcohol y no recuerda nada de lo sucedido en relación a los niños. Ponce señaló que no es necesaria la medida más gravosa, sino que puede cautelarse el proceso con una presentación semanal o, supletoriamente, con un arresto domiciliario a cumplir en la vivienda de Cerro Centinela que habita el imputado junto a su pareja.

Jorge Criado coincidió con la Fiscalía en que se evidencian los peligros procesales de fuga y entorpecimiento procesal y que estos solo pueden ser cautelados con la prisión preventiva.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico