Uno de los dos hermanos detenidos ayer por el crimen de Vidal está procesado por drogas

Personal de la Brigada de Investigaciones irrumpió a las 6 de ayer en cinco viviendas de diferentes sectores de Comodoro Rivadavia. Fue para detener a Alejandro y Jonathan Myburgh, sospechados por el homicidio de Daniel Maximiliano Vidal, quien el domingo a la madrugada recibió un disparo en el pecho en Marinero López y Marcelo Berbel del barrio Moure. Además de detener a ambos, los investigadores secuestraron el vehículo que se habría utilizado para huir de la escena del asesinato.

La Brigada de Investigaciones de la Policía de Comodoro Rivadavia, a cargo de los comisarios Eduardo Chemín y Pablo Lobos, junto al Grupo Especial de Operaciones Policiales (GEOP), Infantería y la Sección Canes, irrumpieron en cinco viviendas ayer a las 6 para detener a los hermanos Alejandro (30) y Jonathan Myburgh (25), presuntos responsables del homicidio de Daniel Maximiliano Vidal (20), ocurrido el domingo a la madrugada en el Moure.

A Vidal, quien se hallaba acompañado por amigos, lo balearon el domingo a la 1:30 en Marcelo Berbel y Marinero López. El atacante se movilizaba en un vehículo, presuntamente junto a un acompañante. El agresor efectuó varios disparos contra Vidal y uno de ellos le ingresó a la altura del pecho. El herido fue trasladado por familiares al Hospital Regional, pero falleció pocos minutos después de ingresar al centro asistencial.

“Pibes ya hablaron”, le había adelantado una fuente de la familia de Vidal a El Patagónico, horas antes de que la policía avanzara ayer con las detenciones de los presuntos autores del crimen.

A partir de testimonios y pesquisas, la Brigada identificó a los sospechosos y pidió las diligencias al fiscal Héctor Iturrioz, quien solicitó a la jueza Mariel Suárez las cinco órdenes de allanamiento.

Las diligencias se realizaron en el Código 477 al 400 del barrio Abel Amaya, donde se secuestró un Volkswagen Bora de color gris oscuro, patente JXY 719, en el que se habrían movilizado los autores.

La primera detención se realizó en Fracción 14. Allí aprehendieron a Alejandro Myburgh y se secuestraron dos teléfonos celulares.

Otro de los allanamientos se realizó en la Fracción 15, manzana T y un restante en la calle José Ortega al 1400. La segunda detención se realizó en una vivienda de la manzana 50 del barrio Ciudadela de la familia Argel, en donde fue aprehendido Jonathan Myburgh.

Los dos detenidos serán sometidos hoy a la audiencia de control de detención y formalización de la investigación en la Oficina Judicial.

PROCESADO POR DROGAS

Jonathan David Myburgh se encuentra imputado en otra causa. El Juzgado Federal de Comodoro Rivadavia lo procesó sin prisión preventiva por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, a mediados de 2016, luego del hallazgo de 47 tizas de cocaína en una de las habitaciones que ocupaba en José Ortega al 1400 del barrio Moure.

La Brigada de Investigaciones había llegado hasta la casa de Myburgh tras investigar a quienes habían baleado a un joven de Kilómetro 5. Es que en el lugar del ataque se encontró un teléfono celular y descubrieron que uno de los principales involucrados era un joven con libertad condicional por el homicidio de Marcos Gajardo (18), ocurrido el 8 de diciembre de 2012 en el barrio Moure.

Myburgh no había participado del ataque armado, pero había mensajes que lo comprometían. Luego de que le encontraron la droga en una de las habitaciones, se negó a declarar ante la juez Eva Parcio.

Finalmente se lo procesó sin prisión preventiva por la tenencia con fines de comercialización. Y en septiembre de 2016 su defensor Guillermo Iglesias recurrió el procesamiento, pero los jueces de la Cámara Federal de Apelaciones, Aldo Suárez y Hebe Corchuelo de Huberman confirmaron el mismo.

El defensor había cuestionado que solo tres de las 47 tizas habían sido incautadas en el domicilio de Jonathan Myburgh y que las restantes se encontraban en otra habitación.

Sin embargo, desde la Cámara Federal de Apelaciones dejaron en claro que uno de los cuartos era ocupado por el imputado mientras que en el dormitorio de huéspedes, incautaron dos credenciales de registro laboral a su nombre, lo que evidenciaba que Myburgh tenía acceso y utilizaba esa habitación.

“Acreditada ‘prima facie’ la materialidad del hecho y la autoría, señalaremos en lo que respecta a la calificación legal que la cantidad de cocaína secuestrada, 483.89 gramos, con una concentración de 17,72%, apta para preparar 1714,90616 dosis de 50 miligramos sumada a la forma en que es encontraba acondicionada y los mensajes recabados de fojas 43 resultan elementos indiciarios del dolo de tráfico requerido por la figura del art. 5 inc. c) de la Ley 23.737”, planteó el tribunal de la Cámara Federal para confirmar el procesamiento por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico