Veronique Rabiot, la mujer que desató el último motín de Francia

La madre del jugador de la Juventus, que se encaró con las familias de Mbappé y Pogba, ya tuvo antecedente con Al Khelaifi, Laurent Blanc, el Barça o el City.

"Tranquilos, chicos, tranquilos". Karim Benzema pedía calma a los jugadores desde el centro del campo tras acortar distancias Suiza en el marcador. El delantero, que junto a Varane trataba de reconducir la situación, ya llegaba tarde. Desde la grada, Veronique Rabiot empezaba a desencadenar el último motín de Francia y confirmar que la cohesión entre la campeona del mundo ya no era tal desde hace tiempo.

A falta de un minuto, Suiza llevaba el partido a la prórroga. Un error garrafal en el medio campo de Pogba, que ya había mostrado su contrariedad a Deschamps tras el 2-3 de echarse atrás en lugar de seguir atacando, permitía a los suizos empatar a tres y llevar el partido a la prórroga. Rabiot le recriminaba de forma airada al jugador del United su error, lo que dio alas a su madre en la tribuna, que estaba ya muy nerviosa y recriminando las acciones de algunos jugadores. El resto de las familias callaron salvo dos, las que se sentían más señaladas.

En ese momento contesta la familia de Pogba y los ánimos ya están muy calientes. Con el final del partido, Pogba discute con Deschamps, que trata de calmarlo. La imagen de los suizos en una ronda alrededor de su entrenador contrasta con la de Francia, en la que los jugadores discuten en distintos grupos. La prórroga no da buenas señales. Además de los fallos de Mbappé, Francia pierde a Benzema, que hasta el momento parecía el único que daba serenidad. Griezmann, en una decisión que pone al seleccionador contra las cuerdas, había sido sustituido a dos minutos del final del partido.

DE SU PROPIA BOCA

Le Parisien ha revelado algunas de las frases de la madre de Rabiot cuando se confirmó la eliminación, con el fallo de Mbappé en el último penal. "Espero que le dé una charla a su hijo", se escucha a la madre dirigiéndose a Wilfred Mbappé, el padre de Kylian. Veronique vuelve a discutir con la familia Pogba y con un periodista de TF1. "Ahora diréis también la verdad, ¿no?, como en 2018 hicisteis con mi hijo", siempre según la versión del medio francés. Antes del Mundial, Rabiot fue centro de buena parte de las críticas de los medios tras renunciar a formar parte del equipo reserva de Deschamps, lo que lo dejó apartado por un tiempo de la selección hasta que el entrenador le levantó el castigo hace un año.

COMO PIPINO CUEVAS

Quien conoce a la madre de Rabiot no se extraña de lo acontecido. Veronique es madre y agente de su hijo, hasta el extremo de controlar prácticamente todo de la vida del ahora futbolista de la Juventus. Veronique ha desesperado hasta al mismísimo Nasser al Khelaifi. Los dirigentes de Qatar, conocidos por su puño de hierro en cada negociación, han tenido en esta mujer su mayor obstáculo.

Rabiot se marchó del PSG con la carta de libertad, pero el caso acabó en los tribunales tras la denuncia del jugador por ser apartado del primer equipo.

Veronique ha sido capaz de esperar a Laurent Blanc en el parking del centro del entrenamiento del PSG para echarle en cara su actitud con su hijo, que había sido relegado al segundo equipo en 2014. Cuentan que tuvo que intervenir la seguridad del club.

Con el anterior director deportivo, Antero Henrique, la guerra con Veronique también fue dura. Ella se empeñó en acudir a una de las giras del club por Doha pese a que la entidad advirtió que se prohibía la asistencia al hotel de los familiares, lo que tensó aún más la cuerda entre el club y su hijo.

El Barcelona también ha lidiado con Veronique en su intento de fichar al jugador, que al final se decantó por la Juve ante las altas pretensiones económicas de la madre. El City también tuvo sus más y sus menos con esta dama de hierro cuando se llevó a su hijo con 15 años de regreso a Francia porque entendía que no confiaban en él.

Pero la madre de Rabiot no ha hecho más que profundizar en la herida. El gran señalado es Deschamps porque consideran en Francia no ha logrado controlar los egos de un grupo de estrellas. A diferencia de la Copa del Mundo, los medios entienden que algunos jugadores han hecho la guerra por su cuenta.

En el plano deportivo, el seleccionador ha probado varios sistemas sin dar con la tecla, hasta claudicar con los jugadores con el 3-5-2 en el último partido y que fracasó de forma estrepitosa en el primer tiempo ante Suiza.

El encontronazo entre Giroud y Mbappé tras el amistoso ante Bulgaria no fue más que un aviso de lo que ocurría ahí dentro. También está bajo sospecha la preparación física, que para muchos ha sido el origen de tantas lesiones desde que comenzó la preparación para la Euro. Y también peligra el puesto del médico de la selección.

Dembelé fue fortuito, pero Lucas Hernandez, Pavard, que no se recuperó bien de su leve conmoción ante Alemania, Griezmann, Digne, Koundé, Lemar... Demasiados problemas físicos de una Francia que revive viejos fantasmas. El famoso motín del Mundial de Sudáfrica sigue siendo el espejo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico