Víctor Núñez fue imputado por dispararle a su expareja: pasará 4 meses en prisión

El juez Jorge Odorisio formalizó ayer la investigación contra Víctor Núñez, imputado del delito de tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, por ser contra una persona que mantuvo una relación de pareja y por mediar violencia de género en perjuicio de Alejandra Lezcano. La Fiscalía pidió la prisión preventiva del sospechoso, la cual fue autorizada por la Justicia.

Al cierre de esta edición, Alejandra Beatriz Lezcano (37) seguía internada en el Hospital Regional en grave estado con pronóstico reservado, tras recibir un tiro a la altura del pecho luego de una discusión con su expareja. La mujer además tendría fracturas de costillas debido a que el plomo de alto poder destructivo la atravesó de lado a lado.

En ese contexto, la expareja de la mujer, identificado como Víctor Hugo Núñez (33), enfrentó ayer la audiencia de control de detención y formalización de la investigación en la Oficina Judicial del barrio Roca. La audiencia que comenzó a las 16 fue presidida por el juez penal Jorge Odorisio.

Allí, la fiscal general María Laura Blanco expuso las circunstancias en las que se produjo la agresión armada. Según explicó, Núñez llegó el domingo a la mañana al domicilio de la víctima, situado sobre la calle Juan Manuel de Rosas y Blas Rodríguez del barrio Abel Amaya, donde se encontró con otro hombre que según la víctima era un amigo.

Núñez inició una fuerte discusión con su ex, con quien tiene un hijo de 3 años que en esos momentos dormía. Ante esa situación, la otra persona se retiró del lugar. La policía intenta dar con su paradero para saber si fue amenazado o si vio el arma que tenía en su poder el acusado.

En un momento dado, el hombre -que estaba alterado y alcoholizado, según se confirmó- extrajo una pistola 9 milímetros y le efectuó un disparo a Alejandra desde unos dos metros de distancia. Al tratarse de un arma de grueso calibre el proyectil le perforó el cuerpo afectando un pulmón y costillas.

Según precisaron las fuentes judiciales a El Patagónico, el ataque se produjo en la cocina de la vivienda a las 6:10 y luego Núñez arrastró a la herida hasta el sector del living donde la arrojó sobre el sillón. Después de ello, alertó a sus familiares de lo sucedido para que retiren al niño.

El propio Núñez, luego pidió una ambulancia y con la llegada de la policía de la Seccional Quinta insistió en que atiendan a la mujer que estaba malherida y había perdido abundante sangre. Por ello, Lezcano fue trasladada de urgencia al centro asistencial donde pelea por su vida.

PROHIBICION VENCIDA

La fiscal enumeró las pruebas recolectadas por la policía para imputar al hombre por los delitos de tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, por ser contra una persona que mantuvo una relación de pareja y por mediar violencia de género en perjuicio de Alejandra Lezcano.

La acusadora pública argumentó que el sospechoso recibió a los efectivos con sus ropas ensangrentadas, y en el interior de la casa se halló el arma utilizada, que estaba apoyada sobre una mesa ubicada cerca del sillón donde yacía la víctima inconsciente. La policía también incautó dentro de la casa el plomo de la bala que hirió a Lezcano.

Un vecino escuchó el estruendo desde su domicilio y salió a ver qué sucedía. Allí se encontró con Núñez y colaboró para asistir a Alejandra hasta que fue hospitalizada. Además, los rastros de sangre quedaron como evidencia en la cocina.

Según se informó, uno de los agravantes fue el antecedente de que Núñez, en mayo, acuchilló a su expareja en el mismo domicilio. En esa ocasión, la víctima acusó lesiones de carácter leve en la cadera y en una mano.

La fiscal Blanco recordó que por esa agresión el acusado recibió la prohibición de acercamiento al domicilio por el término de dos meses, decisión judicial que estaba vencida hace tiempo y que no había sido renovada por la Justicia.

En ese marco, pidió que se declare legal la detención de Núñez y requirió su prisión preventiva por seis meses, al igual que el periodo para concluir la investigación.

También se refirió a la salud de Lezcano que acusó lesiones graves y pelea por su vida.

La mujer anoche se mantenía conectada a un respirador artificial a la espera de poder ser intervenida, informaron desde la policía.

Por su parte, la defensora pública Cristina Sadino, que asistió al acusado, se opuso a la medida privativa y pidió una sustitutiva menos gravosa. En tanto, Núñez no declaró en esta etapa de la investigación.

El magistrado resolvió formalizar la investigación por los delitos expuestos por la Fiscalía, y consideró que ser trata de un ilícito grave que necesita cautelar el proceso con la prisión preventiva contra Núñez, pero por el lapso de cuatro meses.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico