Aguilante "comprende la criminalidad de sus actos", aseguró una forense

Hoy declararon siete testigos en torno al femicidio de Débora Gisell Martínez ocurrido el pasado 26 enero de 2017. Se brindaron detalles respecto de la autopsia de la víctima, además de un perfil psicológico del imputado, Nelson Aguilante.

Siete fueron los testimonios de cargo escuchados en la segunda jornada de juicio por el femicidio de Débora Gisell Martínez ocurrido el pasado 26 enero de 2017 en el barrio Próspero Palazzo, que tiene como único imputado a Nelson Aguilante. Uno de los testimonios más relevantes fue el de la médica forense que le practicara la autopsia al cuerpo de la víctima y el examen mental obligatorio al imputado Aguilante. Otro de los testimonios de la fecha fue el de la patóloga forense perteneciente al Laboratorio Regional de Investigación Forense (LIF) que analizó “alteraciones” en muestras tomadas en la autopsia.

El tribunal de debate fue integrado por Mariel Suárez, Jorge Odorisio y presidido por Raquel Tassello, jueces penales; por el Ministerio Público Fiscal asistió María Laura Blanco, fiscal general; en tanto que la defensa de Aguilante fue ejercida por Esteban Mantecón, defensor público.

El primer testimonio de la fecha fue el de un Oficial Inspector, quién estuvo a cargo de la Inspección ocular en el lugar del hecho y en un rodado que se encontraba estacionado en la vereda de dicho domicilio. Seguido otro auxiliar de la justicia que efectuó un informe fotográfico de dicha inspección. El tercer servidor público fue una profesional en Criminalística que realizó una inspección diurna del lugar del hecho y procedió al secuestro de elementos con relación a la causa.

La médica forense, Magali Fuscagni, fue la cuarta testigo y se refirió en un primer momento a la autopsia practicada al cuerpo de quién en vida fuera Débora Gisell Martínez, el día 27 de enero de 2017.

AGUILANTE SE MOSTRO LUCIDO TRAS EL CRIMEN

Respecto del examen mental obligatorio que le efectuara la forense al imputado Aguilante concluyó que se presentó al estudio “lúcido y orientado en tiempo y espacio. Dijo no poseer ninguna enfermedad crónica y que tuvo en el pasado problemas con el alcohol por lo cual se sometió a un tratamiento psicológico y psiquiátrico. No posee enfermedad mental alguna y comprende la criminalidad de sus actos. Es capaz de dirigir sus acciones y tiene capacidad para delinquir, finalizó la forense.

LAS LESIONES DE DEBORA

La forense describió en su análisis externo escoriaciones nasales, escoriaciones debajo de la ceja y escoriaciones en el labio inferior y superior. También mencionó equimosis en la región frontal derecha y equimosis en el ojo derecho. Todas las lesiones se presentaban en el tercio superior, del tórax hacia arriba, aseguró la forense. Finalmente describió múltiples equimosis en la región del cuello de la víctima.

Estableciendo la causa de muerte por “asfixia mecánica por compresión extrínseca del cuello, descartando ahorcadura y estrangulación con lazo”.

En dicho sentido la patóloga forense, Verónica Herrero Ducloux, enunció que en su análisis encontró líquido, edema y pequeños focos de hemorragia en los pulmones. Asimismo describió rotura en las paredes alveolares, esto es cuando una persona intenta llenar sus pulmones de aire, y se obstruye su paso, los alvéolos de los pulmones se rompen, describió. La profesional mencionó un edema cerebral y la extensión de las lesiones en diferentes regiones del cuello.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico