Denuncia que lo despidieron por una lesión y no lo indemnizaron

Antonio Leiva denuncia que lo despidieron porque sufrió una lesión en la columna y que no lo indemnizaron según lo que establece la ley. Cuestiona que la empresa lo abandonó y que el sindicato de la construcción no lo defendió porque el "gremio no lo hizo entrar a la compañía". Realiza trabajos de soldadura para subsistir junto a su esposa y sus dos hijos.

“Hago trabajos de soldadura para poder vivir después que A&D me echara sin causa. Me encantaría hacer otra cosa, pero no puedo entrar a otra empresa porque tengo dolores en la espalda y la rodilla”. Antonio Leiva vive en una incertidumbre constante desde noviembre del 2020, cuando asegura que fue despedido de la empresa A&D, pese al decreto nacional que prohíbe cesantear personal durante la pandemia.

Antonio vive con esposa y sus dos hijos en el barrio San Cayetano. Necesita trabajar para poder vivir, pero los dolores que manifiesta le imposibilitan poder desempeñarse normalmente. Hace pocos días decidió empezar su emprendimiento en soldadura para tratar de encontrar un alivio económico para su familia. Mientras tanto, busca respuestas por parte de la empresa, la Secretaría de Trabajo y la UOCRA.

“Yo era segundo encargado en A&D y a los seis meses de entrar a trabajar, me dio un tirón muy fuerte. Le dije al otro encargado que tenía que ir al médico, pero me dijo que no porque yo andaba con la gente en la calle. Por miedo a que me despidan, no fui al médico. Transcurrieron los meses y casi al año me vuelve a dar un tirón en la espalda porque nosotros andábamos con máquinas pesadas. El tirón me dio cuando yo estaba cargando un generador eléctrico con otro compañero más”, detalló Antonio en diálogo con El Patagónico.

Fue ahí que comenzaron los problemas para el soldador. “Le dije al otro encargado que tenía que ir al médico porque me había dado un tirón muy fuerte y me había trabado la espalda. No me podía mover. A los dos días, me despidieron por reducción de personal, pero seguían tomando más gente”, denunció.

SIN REVISION MEDICA

Antonio repite una y otra vez que lo despidieron en pandemia y que no respetaron el decreto nacional que lo prohíbe. También asegura que no le realizaron los estudios correspondientes. “No me hicieron la revisión médica cuando ingresé, ni cuando me echaron. No me dejaban ir al médico y me despidieron sin causa”, insistió.

“Tengo todos los certificados médicos, tengo las resonancias, supuestamente me iban a operar, pero después dijeron que no. No me van a tomar en ningún lado porque en las empresas hacen resonancia y me va a salir que está toda destruida mi columna. Yo no puedo entrar en ningún lado”, lamentó.

No solo denuncia que la empresa A&D lo despidió sin causa, sino que cuestiona el rol de la UOCRA. “Eramos seis trabajadores y después fuimos once. El encargado trataba muy mal a la gente por lo que se quería poner un delegado, pero no lo conseguimos. La UOCRA debía protegernos, pero no se hizo cargo de nada y cuando me despidieron me dijeron que no iban a hacer nada porque yo no entré por ayuda del gremio, sino que entré por una ventana. La ART tampoco se hizo cargo”, criticó y manifestó que, sin ayuda, logró que dieran una parte de su indemnización.

“Me hicieron firmar un acuerdo en la Secretaría de Trabajo, pero resulta que todos eran amigos con todos y lo que decía ese acuerdo es que no le podía reclamar a nadie”, cuestionó.

TRABAJOS A PEDIDO

Antonio ahora se dedica a realizar trabajos de soldadura. Empezó hace poco porque los dolores en su espalda y rodilla le imposibilitan moverse durante mucho tiempo. Ha vendido una mesa y apela a la solidaridad de la comunidad para continuar con su emprendimiento para poder vivir con su familia. “Yo hago las cosas que puedo. Solo vendí una mesa y tengo dos hijos que necesitan comer. Tomo pastillas por el dolor, hay veces que no puedo estar parado ni sentado, pero sigo trabajando para poder vivir”, aseveró.

“Hago trabajos de soldadura para subsistir y porque no me queda otra salida. Puedo hacer rejas, portones, mesas ratonas, cosas para el baño o el quincho. Lo que me pidan, yo lo voy a hacer”, subrayó Antonio y afirmó que quienes deseen obtener un presupuesto o encargar un trabajo pueden comunicarse al 2974373731.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico