Denuncias de malos tratos en la delegación local del IPV

Una empleada del organismo hizo pública su situación, acusando a un empleado. Envió su denuncia al titular provincial del organismo, Federico Estévez, adjuntando copias de casos similares. En tanto el delegado local, Javier Moyano, habría descalificado a otra empleada por “sindicalista”. Intervendría la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia.

En el Instituto Provincial de Vivienda y Desarrollo Humano (IPV) de Comodoro Rivadavia se viven días agitados. En las últimas horas trascendieron denuncias de violencia de género por parte de un empleado que no sería la primera vez que se comporta de este modo. “Sospechosamente siempre actúa así con las mujeres y no con los varones”, según consta en una de las denuncias remitidas a Rawson. El organismo es presidido actualmente por Federico Estévez, en tanto en esta ciudad su responsable es Javier Moyano.

Miriam Suárez afirmó que no es la primera vez que resulta víctima de los malos tratos que hacia su persona ejerce Horacio Echegaray. “Quiero exponer que el día miércoles 10 de abril me apersono a la oficina lindante para notificar al personal a mi cargo sobre una nueva resolución con respecto al área de Crédito y Cobranzas, área en la cual soy la persona con la categoría de jefatura”.

La mujer detalló que “una vez dentro de la oficina, el señor Horacio Echegaray comienza a gritarme que me vaya del lugar; que no va a firmar nada sin leer y que es su oficina, por lo que no tengo nada que hacer ahí. Acto seguido me grita que me va a realizar una prohibición de acercamiento; todo esto en forma ofensiva y humillándome delante de la Sra. Battistina”.

EL “PODER” DEL DELEGADO

Suárez prosiguió: “Me retiro dirigiéndome a la oficina del delegado quien no se encontraba en el lugar, pero en el pasillo sí estaban varios compañeros, entre ellos Eugenia Calvaris a quien le pido por favor si me acompaña a hablar con el delegado; ella accede sin dudarlo”.

A partir de entonces, “todo dentro de la oficina se tornó violento ya que el delegado Javier Moyano al ver a Eugenia comenzó diciéndole ‘sindicalista’, para lo cual levantó la voz. Luego de poder exponer mi situación delante de Eugenia y el delegado Javier Moyano, este pide que se llame a Horacio Echegaray. En ese momento le pido a Eugenia que sea parte de la reunión (por así decirlo), pero el delegado la echa diciendo que él es autoridad. Eugenia le dice que no es lo correcto exponerme con el agresor; el delegado solo responde: ‘Eugenia, retirate’”.

Al ingresar Echegaray, “comienza riéndose y ofendiéndome con barbaridades... ‘son lagrimitas de telenovela; no te vamos a reconocer nunca como jefatura; te tenemos entre cejas y demás palabras que no puedo expresar... en todo momento me agredió y el delegado no pudo frenarlo ni callarlo”.

Suárez acotó que pese a antecedentes que ya constan sobre la agresividad del señalado Echegaray (anexó notas del 14 de octubre de 2021, y 17 de mayo y 8 de septiembre de 2023), “hoy seguimos trabajando con esta persona en la oficina lindante. El delegado solo dijo que no lo va a sacar ni cambiar de lugar. Que pondrá a otra persona de intermediaria; que lo demás lo debe hacer el presidente del IPV, Federico Estévez”.

La mujer contó finalmente: “llevo 6 años aproximadamente trabajando con este agente y soportando sus maltratos continuos, gritos, ademanes, insultos, injurias, pero somos más mujeres y me atrevo a nombrarlas porque me han dado su permiso: Adriana Manolucos, Cecilia Padilla, Ana Caro, Fabiana Onieva y otras”.

imagen.png

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico