Día de la Lealtad: Soloaga instó a luchar por la dignidad de las masas populares

El 74°aniversario del Día de la Lealtad Peronista, una de las fechas más significativas en la historia de las movilizaciones obreras y sindicales de la Argentina, fue recordado en Cañadón Seco con un profundo sentimiento militante por parte de numerosos vecinos, liderados por el presidente del Partido Justicialista de la localidad, Jorge Soloaga.

Caleta Olivia (agencia)

Al promediar la tarde del jueves, el grupo de adherentes justicialistas de Cañadón Seco, entre ellos numerosos jóvenes, inició una marcha a pie desde el Centro de Participación Cívica y Ciudadana. Con banderas nacionales y partidarias, se dirigieron hasta la calle Caimancito donde se encentra la Plaza Soberanía Popular en la que se erigen los bustos de dos prominentes figuras de la democracia: la de Juan Domingo Perón y la de Raúl Alfonsín.

En ese sitio se reseñó la dimensión que tuvo en todo el mundo aquel 17 de Octubre de 1945, cuando en Buenos Aires se movilizaron miles y miles de trabajadores, tanto hombres como mujeres, junto a dirigentes gremiales. Fue para exigir la liberación del entonces coronel Juan Domingo Perón. La protesta se replicó en otras ciudades del país y marcó el inicio de un movimiento revolucionario de masas populares.

El primer orador del acto, tras la entonación del Himno Nacional fue el compañero Osvaldo Oyarzú, quien instó a volver a levantar banderas de la igualdad y la justicia social y dar continuidad a la lucha que comenzó aquel día.

POR UNA ARGENTINA

LIBRE, JUSTA Y SOBERANA

Seguidamente, en su condición de militante Jorge Soloaga resaltó las políticas que, a favor de las clases sociales marginadas por una oligarquía, puso en marcha el conductor del Movimiento Nacional Justicialista.

Dejó también en claro que “los peronistas no somos ni sectarios ni excluyentes, por eso se les abre los brazos a aquellos que quieren una Argentina justa, libre y soberana, piensen como piensen, sean del partido que sean, bregando por un país con dignidad, con argentinos felices y con pibes con sonrisas en sus rostros”

“Ser peronista es una obligación para poner de pie a la Patria, es tener lealtad con una causa noble y digna desde aquel 17 de Octubre. Es la obligación de generar acciones para ver rostros de felicidad en la gente que vive y pisa este suelo”, expresó con firmeza.

En esa misma sintonía sostuvo que en su esencia, un peronista también significa “la obligación de abrir los brazos solidarios cuando alguien está necesitando que le extendamos nuestras manos para sacarlo de la pobreza y de la miseria en las que lo han sumido las políticas oligárquicas”.

En ese sentido citó que los referentes de esos grupos nefastos se van sucediendo con el transcurrir del tiempo, por lo cual puede decirse que “son los mismos de siempre con distintos apellidos” porque incluso “tal como lo decía el General Perón, el perro es el mismo lo que cambia es el collar”.

“CIPAYOS VENDEPATRIAS”

“Los oligarcas son los mismos, lo que cambia son las siglas con las que identifican, siempre buscando someter a la Argentina, concentrar la riqueza en unos pocos a costa de la pobreza y la miseria de las mayorías populares”, reiteró.

“Esa es la grieta que nos inventaron estos cipayos vendepatrias como los que hoy conducen a la Argentina de la mano de (Mauricio) Macri y de aquellos que lo representan en cada uno de los rincones de la Argentina, como los que tenemos en la provincia de Santa Cruz, incuso aquí en Cañadón Seco”.

Con todo, reafirmó que en la lucha para recuperar la dignidad de la las clases populares es un proceso que debe involucrar a la inmensa mayoría de la sociedad y además “no se trata solo de propuestas, se trata de hechos, porque como lo decía el General, mejor que decir es hacer y mejor que prometer es realizar”.

“Y eso es lo que hemos hecho en Cañadón Seco, nada de dichos, son los hechos los que ponemos a consideración de nuestro pueblo”, puntualizó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico