El cura pretendía atenuantes por la "condena social"

Héctor Coñuel pretendía una disminución de la pena. Este viernes lo condenaron a 20 años por abusar de un adolescente discapacitado.

Los jueces María Tolomei, Marcelo Nieto Di Biase y Mirta Moreno condenaron a 20 años de prisión al sacerdote que abusó de un adolescente discapacitado en la ciudad de Trelew. El aberrante acto lo cometió durante varios años y en distintas circunstancias. La víctima concurría a su parroquia en el barrio San Martín.

El sacerdote tiene 46 años de edad y es oriundo de Chos Malal, en la provincia del Neuquén. Allí es apodado “Cuchi” y ya tenía una causa penal en la provincia de La Pampa, donde había prometido “resocializarse”. Fue en 2019 en la ciudad de Santa Rosa por un abuso sexual simple. A pesar de ello, la Iglesia católica le permitió seguir teniendo contacto con menores de edad.

Ahora la justicia de la provincia del Chubut lo halló culpable de cinco hechos contra la misma víctima cuando ésta era adolescente y participaba activamente en tareas de la parroquia.

El tribunal no tuvo en cuenta el “atenuante” que pidieron los defensores en función de la “condena social” que el cura ya sufrió, por la publicidad del juicio en su contra. Para los tres jueces su función de sacerdote y su condición de pertenecer a la Iglesia católica se consideró especialmente y fue un “agravante” para la dura condena.

“Es la religión oficial adoptada por el Estado argentino en su Constitución”, resaltaron los jueces en el fallo.

Fuente: Ministerio Público Fiscal de Chubut

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico