El Senado le otorgó media sanción a la prórroga de la Ley de Tierras de Comunidades Originarias

La Cámara de Senadores aprobó ayer, y giró a la Cámara de Diputados, una nueva prórroga para la aplicación de la Ley de Tierras de Comunidades Originarias que permitirá impedir los desalojos de las comunidades sometidas a procesos judiciales.

Una vez que la Cámara baja la apruebe, la legislación se extenderá por cuatro años a partir del 13 de noviembre de 2017.

La ley 26.160, sancionada en 2006, declara -en todo el territorio nacional y por el término de cuatro años- la emergencia en materia de posesión y propiedad de tierras que ocupan las comunidades originarias, cuya personería jurídica estuviese debidamente registrada ante el Registro Nacional de Comunidades Indígenas.

Así, la medida suspende por el término de la duración de la emergencia, el trámite de ejecución de sentencias dictadas en los procesos judiciales que tengan por objeto principal o accesorio la desocupación y/o desalojos de las tierras comprendidas.

La sesión fue seguida frente al Congreso Nacional por agrupaciones originarias y organizaciones sociales, mientras que en el recinto de sesiones estuvo la titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, Nora Cortiñas.

Una de las autoras del proyecto, la pampeana Norma Durango reclamó la aprobación de la prórroga porque su rechazo “dejaría a la intemperie a muchas comunidades indígenas”.

Además, la senadora mencionó la desaparición de Santiago Maldonado dentro de la defensa de la prórroga, al recordar que se desconoce el paradero del joven luego de su participación en un reclamo mapuche en la comunidad de Cushamen.

La kirchnerista Anabel Fernández Sagasti, en tanto, unió la desaparición de Maldonado con “los intereses de los terratenientes que están amparados por el Gobierno nacional” que “acentúa el conflicto en el territorio de los pueblos originarios”.

Y la radical jujeña Silvia Giacoppo, cuestionó: “si hubiese habido voluntad política de resolver este tema, en lugar de pronunciar discursos vacíos en un momento oportunamente político, al que se refieren con el caso Maldonado, no estaríamos pidiendo nueva prórroga”.

Mientras tanto, el senador chubutense Alfredo Luenzo cuestionó el accionar del sector más radicalizado de los mapuches al decir que el resto “de la comunidad está muy lejos de reconocer como metodología de lucha a la violencia” y consideró: “lo que los pueblos reclaman tener son las tierras que les pertenecen”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico