Empleados de la SCPL tuvieron más de 200 cursos

La capacitación continua permite al personal de la Cooperativa planear, mejorar y realizar de manera más eficiente las tareas, además de articularse con el resto de las áreas de la organización. 

La formación se brindó a más de 750 agentes de los sectores de Sepelios, Servicio Eléctrico, Administración y Comercial, Telefonía, Saneamiento, Acueducto e Institucionales.

Cumpliendo con la premisa de una cultura para la prevención y la capacitación permanente del personal, durante 2021 se dictaron más de 200 cursos que beneficiaron a más de 750 empleados de la SCPL.

Las capacitaciones se realizaron a través de profesionales externos y también internos, siempre pensando en brindar conocimiento que se verá reflejado en calidad y eficiencia en los diferentes servicios que ofrece la entidad.

Al respecto, la presidente del Consejo de Administración de la SCPL, Anabella Cardillo, manifestó que “acompañamos y apoyamos las iniciativas que toma la estructura de la Cooperativa para capacitar de manera permanente a su personal, entendiendo que los cursos brindan un aumento de compromiso por parte de los trabajadores y un crecimiento personal y de índole profesional. Además, es una manera de estimular a los agentes para que sigan adquiriendo nuevos conocimientos y habilidades, y puedan continuar actualizándose a través de nuevas tecnologías que por supuesto van a repercutir en los objetivos que tiene proyectados la institución”.

EL RECURSO MAS VALIOSO

“Siempre vamos a apostar a seguir formando a nuestro personal de todas las áreas, que en definitiva es el recurso más valioso de la Cooperativa. Asimismo, el hecho de capacitar beneficia a las dos partes -trabajador y SCPL-, dado que indiscutiblemente esto impacta positivamente en el desempeño de las tareas en pos de brindar calidad y eficiencia en el servicio que prestamos a cada uno de nuestros asociados”.

En ese marco, la representante del Consejo expresó que “cada empleado que se incorpora a la SCPL recibe una capacitación denominada ‘Inducción a Ingresantes’, que consta de varias charlas como por ejemplo Cooperativismo, Salud Ocupacional, Seguridad, Recursos Humanos y Medio Ambiente, dictadas por nuestros profesionales”.

Es fundamental este paso para evacuar las dudas de los nuevos colaboradores; facilitar el aprendizaje de las funciones a desempeñar y el proceso de adaptación.

index.jpg

En ese contexto, las capacitaciones fueron: Reanimación Cardiopulmonar (RCP), Inducción y reinducción de seguridad post- accidente, Riesgo Eléctrico, Charla de Seguridad para operadores de grúa e hidrogrúa–Trabajo en Altura, Manejo Defensivo, Trabajos en Excavaciones, Certificaciones para operadores de Equipos de Izaje, Cooperativismo, Gestión de Residuos Sólidos, Uso de Equipos de Respiración Autónoma (ERA) y Ergonomía.

Asimismo, hubo cursos en Prevención de incendios, Protocolo COVID-19, Seguridad en mantenimiento eléctrico, Coaching y Oratoria, Atención al Cliente, Seminario de Termografía Infrarroja, Gas cloro e Hipoclorito de sodio, Procedimientos de Seguridad ante averías en el acueducto, Manejo Seguro de Oxicorte, Trabajos en espacios confinados, Manejo manual de cargas, Roles de Emergencia y Operación de Mangas, entre otras temáticas.

Por último, Cardillo indicó que “los conocimientos y la experiencia de los trabajadores son otros de los puntos prioritarios a la hora de asignarles ciertas tareas o actividades en puestos clave. Si alguno de ellos no se cumple, la capacitación podrá potenciarlos para que desempeñen adecuadamente su nuevo rol”, y agregó que “una capacitación efectiva no sólo solucionará los conflictos presentes, sino que a largo plazo mejorará la práctica, tanto de los nuevos colaboradores como de los que tienen mayor antigüedad”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico