Empresarios lácteos no aceptarán cupos en las exportaciones a Brasil

Los empresarios lácteos argentinos advirtieron ayer que no aceptarán nuevos cupos a las exportaciones de leche en polvo a Brasil en el marco de las presiones de los productores brasileños por las importaciones desde Argentina y Uruguay.

"De nuestra parte no vamos a aceptar más cupos, en mayo del año que viene se vence el acuerdo y nuestra posición fue clara de no continuarlo", destacó el presidente del Centro de Industrias Lácteas (CIL), Miguel Paulón, en diálogo con Télam.
Las empresas lácteas argentinas tienen un acuerdo con los productores brasileños hasta mayo del 2018 por el cual se comprometieron a exportar 54.000 toneladas al año, con un límite de 5.000 al mes. Luego de esa fecha, vencido el acuerdo, el comercio tendría que liberarse y funcionar sólo con un sistema de licencias.
Desde Cancillería explicaron a Télam que "eventualmente lo que se busca es que se equipare la situación entre Argentina y Uruguay, que hoy no tiene cupos", pero advirtieron que "se trata de una negociación entre privados que todavía no está definida".
En los últimos meses distintas organizaciones de productores lácteos de Rio Grande del Sur, el principal estado productor de leche de Brasil, comenzaron a protestar por las importaciones de leche en polvo que ingresan desde Argentina y Uruguay, lo que llevó a que en reiteradas ocasiones el ministro de Agricultura de Brasil, Brailo Maggi, dijera que iban a estudiar el tema e incluso llegó a decir que iba a "pensar en un sistema de cupos como el que tiene Argentina para Uruguay".
Ante esta situación, los empresarios argentinos reaccionaron advirtiendo su negativa ante la posible intención de sus pares brasileños de intentar extender el acuerdo que finaliza en mayo.
Frente a ese posibilidad, Paulón explicó que "hoy por hoy la industria argentina no está en condiciones de aumentar sus exportaciones, pero en un escenario de mayor producción de leche como el que se viene en primavera, y la recuperación de los tambos inundados, esa situación puede cambiar".
"Tener el mercado brasileño abierto sin cupo es muy importante para nosotros", destacó.
Ayer, desde Cancillería habían destacado que el las autoridades brasileñas habían descartado cualquier tipo de trabas al comercio lácteo luego de que trascendieran las declaraciones del ministro Maggi,.
En los primeros siete meses de este año, Brasil importó 18.718 toneladas de leche en polvo entera argentina, mientras que las compras a Uruguay fueron 35.188 toneladas, por lo que el principal problema para Brasil son las importaciones de Uruguay.
Desde una de las principales exportadoras argentinas de leche a Brasil explicaron a Télam que "lo que ocurre es que en mayo los lobbystas brasileños se van a ver con el doble problema del ingreso sin cupo desde Uruguay y Argentina, y no tienen ningún argumento válido para cupificar el ingreso de leche en polvo".
"Lo que siempre ocurre es que entre los organismos brasileños que habilitan los permisos de importación dilatan los otorgamientos con trámites administrativos, pero no tienen mucho más margen para seguir haciendo eso", explicaron.
"En el caso de Uruguay las asociaciones de productores están denunciando una triangulación con leche en polvo de otros países como Nueva Zelanda, lo cual es bastante raro que haya ocurrido", dijo la misma fuente.
En 2016 Brasil fue el principal destino de la exportaciones lácteas argentinas, con ventas por alrededor de 130 millones de dólares. Las principales empresas con ventas a ese país con La Serenísima, Sancor y Williner.
En lo que hace al contexto general, el déficit comercial con Brasil fue 74% más alto en los primeros siete meses del año, con un balance negativo de u$s 4.741 millones, según datos de la Cámara de Comercio Argentino Brasileña de la República Argentina (CAMBRAS).

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico