Exjugador de Racing y San Lorenzo no le quería devolver el hijo a su ex

Se trata de Juan Manuel "Chaco" Torres, quien retenía al menor de 10 años en Corrientes. Su madre –una exChiquititas- lo recuperó tras apelar a la Policía de la Mujer.

Torres debutó en Racing en 2002, con apenas 17 años y luego prosiguió su carrera en San Lorenzo y en el exterior. Su último club fue Chaco For Ever, donde se retiró. A los 24 años fue papá de Bacco, junto a su pareja de entonces, Catalina Artusi, quien fue actriz entre los 6 y los 18 años, en programas como “Chiquititas”, “Verano del 98” y “Floricienta”.

La pareja luego se separaría y hoy, con el niño de por medio, mantiene una férrea disputa judicial.

“El padre de mi hijo se lo había llevado y, cuando se acercaba la fecha en la que me lo tenía que traer, pasaron cosas. Bacco vive conmigo y cuando está con él papá, que se lo lleva una vez por año, trato de dejarles sus tiempos. Y cuando se lo lleva a Corrientes, porque está viviendo allá, se lo lleva por un mes. Y siempre se estira unos días. El anteaño pasó algo similar a lo de ahora, pero después se había portado bien. Hizo las cosas bien, pero este año hizo todo mal”, contó Artusi en Infobae.

Ella percibió que no todo andaba bien cuando, por ejemplo, le sacó el celular que le había dado, o le daba excusas para decirle dónde estaba. “Empeoró los últimos 15 días, que no lo dejaba hablar conmigo sin que él estuviera presente; le ponía el altavoz para escuchar lo que yo le decía. Si hablábamos por Zoom mi hijo miraba todo el tiempo para el costado, cosas raras. No era solamente que no me quiso entregar: antes de eso pasaron todas estas situaciones. Cosas que me hacían esperar el desenlace que tuvo”, dijo Artusi.

VIAJE POR UN HIJO

Entonces fue cuando decidió ir ella a Corrientes. “Mi hijo, en secreto, me iba guiando. Yo no tenía la dirección, no tenía nada. Solo que estaba en Corrientes, nada más. De película, como en Búsqueda implacable. ¿Viste la película que la hija le iba tirando datos por teléfono al padre para que la encuentre? Mi hijo me iba diciendo: ‘vivo en una torre que se llama Murano’; ‘Salgo y veo plantas’. ‘Salgo para la derecha y voy a la plaza, en la plaza hay un cartel de Saladix’; todo así. Y con esos datos, llegué. Me había cortado todo tipo de comunicación con él”, indicó la mujer.

“Fui sin informarle al padre. Cuando llegué, lo llamé, le pido hablar con mi hijo, me pasa. Y le digo: ‘Bacco, estoy abajo, bajá’. Llegaron los policías y me mintieron; por acomodo, por plata, no sé por qué, pero me mintieron. Me dijeron que ellos constataban que el padre había presentado unos papeles que decían que yo no me podía acercar a mi hijo. Yo estaba en el hall y mi hijo en el primer piso: no me dejaban subir, ni lo dejaban bajar a mi hijo. La Policía fue cómplice. Fui a la Comisaría 4ta y no me quisieron dar los nombres de los oficiales ni del comisario, que se quedó hablando por teléfono una hora con el padre de mi hijo”, añadió.

Dijo que “tardé una semana en recuperar a mi hijo. Me alquilé un departamento, mi papá, que fue el que me acompañó, se la re bancó, un genio. ¿Sabés lo que es ir a la comisaría, al juzgado, porque estamos en feria, él (por Torres) que no me atendía...? Lo iba a buscar con la Policía de la Mujer, porque gracias a Dios existe la Policía de la Mujer porque si no hoy te estaría contando otra historia. Por lo menos se fijaron en nuestros derechos como mujeres y los derechos de nuestros hijos, y nos acompañaron”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico