García dijo que las medidas que tomó Salud evitaron más muertes

El ministro de Salud de Santa Cruz, Claudio García, arribó este jueves a Caleta Olivia. Junto al vicegobernador Eugenio Quiroga y al director del Hospital Zonal, Gerardo Romaní, visitó el vacunatorio instalado en el complejo deportivo Ingeniero Knudsen. Luego recorrió el área donde se están sentando las bases del futuro Hospital Modular que podría quedar inaugurado antes de fin de año.

En una informal rueda de prensa Claudio García confirmó que la semana próxima arribarán a Santa Cruz 3 mil dosis del segundo componente de la vacuna Sputnik V. Se trata de dosis que integran la partida de 362 mil vacunas que el miércoles llegó al país procedente de Rusia.

En torno a la posibilidad que las mismas sigan siendo insuficientes para cubrir los plazos de inoculación (muchas personas ya superaron los tres meses desde que les aplicaron la primera dosis), el ministro de Salud se remitió a señalar lo que dicen los especialistas de diversos países del mundo: se esperan resultados de estudios científicos para establecer si el segundo componente de esa vacuna puede ser reemplazado por los que producen otros laboratorios hasta tanto comience a fabricarse en el país.

INDICE DE LETALIDAD

En un pasaje de la conferencia, El Patagónico le consultó cómo se podía explicar desde un enfoque médico que en Santa Cruz no se reduzca el índice de mortalidad a causa de la pandemia pese a que ya fueron vacunadas casi 168 mil personas y además ya son diez los hospitales públicos que cuentan con el servicio de terapia intensiva.

Al respecto, el ministro explicó que a medida que se vacuna a la población de adultos mayores “la enfermedad (virus) va migrando hacia personas de menor edad y cuando se vacuna a quienes tienen comorbilidades previas (más jóvenes), la posibilidad de enfermar y morir migra hacia quienes no tienen enfermedades”.

“A esto se le suma otra complejidad que son las nuevas de cepas que ingresaron a la provincia como de Mansos (Alpha) que tienen la característica de atacar a principalmente a personas jóvenes y al mismo tiempo genera una situación de riego sanitario mucho más elevado por su alta transmisibilidad y rápida evolución de los casos”, detalló.

Complementariamente citó: “con la cepa original del COVID 19, algunos pacientes requerían terapia intensiva entre el séptimo y el décimo día, pero con esta nueva cepa los plazos se acortan y al segundo o tercer día una persona puede estar requiriendo oxígeno e incluso internación en una sala de terapia intensiva”.

Asimismo, señaló que, si bien no hubo una duplicación de contagios y por el contario, esa curva epidemiológica se mantiene prácticamente estable desde hace varias semanas, los nuevos casos detectados son de mayor gravedad y corresponden principalmente a personas jóvenes.

Luego, respondiendo a la consulta puntual que le hizo este diario, García precisó que en Santa Cruz el índice de letalidad a causa de la pandemia es del 1,5 % respecto a la población contagiada, mientras que la media nacional es del 2,2 % y el mundial llega al 2, 4%.

En consecuencia, evaluó: “si nosotros tuviésemos el índice de letalidad de media nacional, tendríamos que estar lamentando un numero de aproximadamente 1.200 personas fallecidas y por ahora, a pesar que también es doloroso, suman 885”.

En ese mismo contexto resaltó que esa menor cantidad de casos letales tiene mucho que ver “con la capacidad de repuesta del sistema sanitario, es decir con la atención que se le brinda al paciente y con la adecuada utilización de las estrategias terapéuticas”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico