Guillermo Díaz: "casi no hubo participación del árbitro porque el partido no lo ameritó"

La actuación del chileno Roberto Tobar en el triunfo de Argentina ante Ecuador por 1-0 fue avalado por el árbitro de la Liga de Fútbol de Comodoro Rivadavia, "jugamos mal y no se presentó para que el árbitro influya". El penal que abrió la victoria y la relación de Leandro Paredes con las amonestaciones fueron parte del análisis.

Fue penal, sino hubiera sido así se estaría hablando de un empate. Y Leandro Paredes tiene una relación con las tarjetas cada vez que juega.

Así podría se podría sintetizar el análisis del árbitro de la Liga de Fútbol de Comodoro Rivadavia, Guillermo Díaz, quien hace un alto en su función de instructor del Ejército Argentino para atender a Diario El Patagónico.

“Casi no hubo participación del árbitro porque el partido no lo ameritó. Fue malo el desarrollo y ello impidió que el árbitro influyera de alguna manera el juego”, comenta.

En la evaluación de su colega trasandino, Díaz rescata que el VAR no fue moneda corriente durante el encuentro. Y que en todo momento se lo pudo observar sobre las diferentes jugadas donde tuvo que intervenir.

“Ello habla muy bien de él (Roberto Tobar) y de su capacidad física para estar a la altura de los acontecimientos. Respecto a la amonestación de Leandro Paredes (el primer amonestado en la Argentina) creo que estuvo bien. Paredes ya viene con un historial de jugar fuerte en cada cruce. Era para amarilla, no hay dudas, porque si lo dejas a criterio del árbitro (dándole entidad a los comentarios que ‘fue a la pelota’) se te va el partido de las manos. Entonces es mejor mantener a todos en su lugar”, subrayó.

En su actualidad, Díaz sabe que la economía se hace sentir con las restricciones impuestas por la cuarentena.

“Hoy se habla de aperturas de comercios, restaurantes y otros espacios. Pero mucho no cambian las cosas porque es menor la circulación de personas por el tema del DNI. Yo tengo colegas de las empresas de seguridad privada que la están pasando muy mal ante la falta de trabajo. Pero también es atendible la cuestión sanitaria y todo el esfuerzo denodado que está haciendo el personal de salud para tratar de contener esta crisis”, comentó.

En cuanto al fútbol, los 58 árbitros agrupados de Comodoro Rivadavia han aprovechado este tiempo de cuarentena para video conferencias con árbitros nacionales e internacionales. Y de esta manera potenciar el trabajo que venían llevando a cabo en los diferentes campos de juego.

“En algunos lados del mundo ya se habilitó el fútbol sin público. Argentina- Ecuador es una muestra de ello. Pero también uno entiende que los clubes de Comodoro basan su economía en el cobro de una entrada para poder pagar los gastos de arbitraje y seguridad. Entonces jugar sin hinchada sería ir a perdida”, recalcó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico