Indignación por la libertad de un sujeto relacionado con triple crimen

El viernes hubo una nueva marcha de protesta en Caleta Olivia de familiares de los niños Lautaro Pacheco y Karin Fernández,quienes junto a su madre, Natasha Shumacher murieron carbonizados en un incendio intencional ocurrido en la madrugada del 5 de enero de 2020 en una casa del barrio 17 de Octubre.

No solo reiteraron que acelere el proceso de llevar a juicio oral y público los cuatro detenidos que están acusados de haber provocado el triple crimen, sino que en esa lista también se incorpore a Ricardo Luna, última pareja de Natasha.

En la instrucción de la causa quedó probado que Luna había previamente agredido a otro individuo que es hermano de uno de los cuatro que ahora están detenidos,Fernando Gallardo, José María Gallardo, Cristian Gil y Adrián Paredes.

Como venganza, éstos fueron a su casa y la prendieron fuego cuando los niños su madre dormían y perecieron carbonizados. Luna estaba con ellos y escapó de las llamas abandonando a los pequeños y a la joven madre.

Con el transcurrir de los días, en base a la tarea que realizó personal policial de la DDI fueron detenidos seis sospechosos de haber participado en el incendio intencional con el fin de venganza y solo dos recuperaron su libertad por falta de pruebas.

Más tarde, cuando la causa estuvo en manos del juez Gabriel Contreras, se dictó la orden de detención de Luna pero no por el incendio sino por la agresión a otro sujeto, hasta que pasaron algunos meses y se le concedió la libertad.

Los familiares de los pequeños Lautaro de 7 años y Karin de 5, sostienen que fue por su culpa que sus enemigos hayan quemado la casa y provocado la tragedia, por lo cual se sienten indignados que permanezca en libertad.

Por ello, como ocurre el día 5 de cada mes, volvieron a marchar por las calles céntricas hasta el edificio de los juzgados de instrucción y esta vez reclamaron públicamente que Luna también sea juzgado en la causa del triple crimen.

TESTIMONIO DE

UNA ABUELA

Olga Vera, abuela de Lautaro Pacheco, contó a los medios periodísticos que desde el ámbito judicial “nos dicen que por el Cornavirus la causa se frenó mucho, pero resulta irónico que durante la pandemia no se frenaran procedimientos para dejar libre a Ricardo Luna",

"Por una venganza a este sujeto murieron los chicos y su madre. No puede ser que ande suelto siendo el primer culpable y lo tratan como si fuera una víctima inocente”, expresó con gran enojo.

"El juez Contreras que por ahora es subrogante, siempre nos atendió y estuvo a disposición de nosotros. Estamos muy conformes con él, pero me gustaría que también nos atienda Marcos Pérez Soruco que es juez natural de la causa”.

“Nuestro abogado, que es el doctor Carlos Linares nos dijo que Luna es sospechoso todo esto, porque las ventanas no tenían rejas y él podría haber sacado los niños. Lo que hizo el maricón fue salir él solo y salvarse".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico