Julieta Prandi denunció el infierno que vivió con el padre de sus hijos

La modelo y actriz Julieta Prandi, dio a conocer el calvario que vivió con su exmarido, Claudio Contardi, de las situaciones de violencia familiar, los maltratos e insultos que soportó durante años y el temor que tiene por la vida de sus hijos.

La semana pasada, y tras varios hechos que vivieron sus hijos en el domicilio de su padre, Claudio Contardi, la modelo y actriz Julieta Prandi radicó una denuncia por violencia familiar contra su ex en el juzgado de San Isidro.

En una entrevista con Infobae, Prandi relató el por qué decidió visibilizar la violencia familiar en la que está sumida desde hace tiempo: “hace más o menos una semana mi hijo Mateo me cuenta que hay una mujer viviendo en mi casa, en la casa que es mía y de mi ex, nuestra. Él se quedó en esa casa cuando me fui en febrero y esta mujer -Cynthia- resulta que vive ahí desde el mes de marzo. Es su pareja, pero a Mateo lo hacían decirme que era la niñera. Además, ella tiene una nena de doce años que comparte habitación con Mateo. Hay cuatro habitaciones en la casa, pueden tener un cuarto cada uno en el peor de los casos, pero los hacen compartir”.

La modelo detalló “le juntan las camas. No es la hermana. Mateo tiene ocho, la nena tiene doce años. A mí me preocupa. No sé para qué la nena junta las camas ni por qué tendría que compartir habitación. Y al más chiquito lo hacen dormir en la matrimonial, entre Claudio y Cynthia. Todo esto pasa desde marzo. Yo me fui el 15 de febrero de mi casa”.

Prandi agregó que su exesposo la descalifica enfrente de sus propios hijos: “mi ex se refiere a mi como “la yegua”, “la putita” o “la tilinga”. Y así hace que Mateo me llame. Cuando yo lo llamo por teléfono a mi hijo para tener comunicación con él, el padre está supervisando esas conversaciones, está delante de él. Le dice cuándo tiene que cortar, lo que tiene que decir, tiene prohibido decirme que me quiere o que me extraña”.

La actriz profundizó en los detalles del maltrato hacia a sus hijos por parte de su expareja y la violencia en la que están sometidos: “cuando está conmigo se deshace en halagos para el padre por teléfono. Empezó a jugar este juego de hacer lo que siente que complace a su papá porque le tiene miedo. Después, en otro juego macabro, el padre le estaba enseñando que si algún día le tocara hablar con el juez, él tenía que decir que yo le pego. Me enteré de todo esto hace una semana más o menos. Por eso hice la denuncia de violencia familiar”.

Al ser consultada cómo se tomó las palabras de su hijo, la actriz sentenció: “cuando mi hijo me cuenta todo esto yo decido hablar con el juez para suspender por lo menos el hecho de que se quedara a dormir en lo de su papá hasta que esto se esclarezca. Y Mateo me dijo: “Pero si vos le decís al juez, mi papá se va a enterar de que yo te conté. Yo tengo miedo de lo que me va a hacer mi papá”. Mateo tiene terror a la respuesta del padre”.

Luego de la denuncia la justicia tomó medidas: “primero se declaró una perimetral: ni mi ex ni yo podemos acercarnos a menos de cien metros uno del otro. También suspendió la pernoctada. Por lo tanto, yo le tenía que entregar a los nenes a las once de la mañana con una tercera persona y él tenía que mandar a una tercera persona a buscar a mis hijos. ¿A quién mandó la primera vez? Mandó a Cynthia”.

Prandi luego detalló el calvario que tuvo que vivir durante 2018: “todo el 2018 vivimos bajo el mismo techo con un montón de artimañas que él utilizó para retenerme. La primera era el diálogo, “pensalo”, no sé qué... La segunda fue la amenaza: “me voy a matar si terminamos”. La tercera fue: “esto fue una estafa de tu parte, un acto premeditado. Vos sabías que te querías separar y por eso esperaste a mudarnos”. Pasamos por todos los procesos. En un momento jugó con su salud diciendo que tenía un problema en el estómago, me hizo creer que tenía una enfermedad grave. A mitad de año, cuando ya vio que no había vuelta atrás y que mi decisión era una decisión tomada, llegamos a hablar de la parte económica. Le dije: “yo no tengo a dónde irme, esta es nuestra casa”.

Durante años, contó la modelo, sus remuneraciones por los trabajos que hacía se las entregaban a su entonces marido. Julieta cuenta que Contardi contaba con un poder especial que ella le había dado para manejar la cuenta bancaria donde depositaba el dinero por sus trabajos. “Eso me trajo graves problemas económicos”, dice. Ya asesorada, en diciembre hizo que ese poder cesara.

Luego señaló el maltrato psicológico a la que fue sometida: “él me decía que sin él no iba a poder: "Ya estás vieja, vos qué vas a hacer sin mí... si no servís para nada”, me gritaba. En el último tiempo, cuando discutíamos, me llegó a decir que si fuese un hombre, no me hubiese dejado un solo hueso sano. Y el último día yo desesperada le dije: “Vos sos un hijo de puta y nunca me voy a olvidar lo que me dijiste”, y él me respondió que yo no iba a cumplir más años, que iba a recibir una corona. Esa fue como la frase que terminó de aterrarme y que está en mi demanda de divorcio”.

Ya en febrero de este año, Julieta tomó la decisión de irse. Habló con la abogada de Contardi para poder llevarse sus efectos personales de la casa familiar, la ropa y las cosas de sus hijos. Ya su exmarido le había dicho que ella era la que tenía que irse si quería la separación. “Tuve que alquilar y él no me facilitó las escrituras de nuestras casas como garantía para poder alquilar este departamento”. La modelo tuvo que pedir un préstamo para poder comprar los muebles para el departamento donde vive hoy con sus hijos.

Finalmente la modelo y actriz señaló en el estado en que se encuentra uno de sus hijos y el mayor temor que tiene por la integridad física de ellos: “yo a Mateo lo veo hoy y me veo a mi el año pasado: asustada, angustiada, con miedo, siendo un títere de alguien. Así viví mucho tiempo. Y hoy siento que es Mateo la víctima. Cuando yo estaba en mi casa y entraba él, me faltaba el aire. Siento que eso está pasando Mateo. Yo ya tuve miedo por mí, pero hoy no. Hoy tengo miedo por mis hijos”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico