La familia de María Cash no baja los brazos en búsqueda de respuestas

A ocho años de su desaparición, la familia de María Cash intenta formar una comisión con un especialista en criminalística de Salta, un oficial de Gendarmería especializado en recolección y análisis de información y un investigador de la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

Oficialmente se informó que el procurador general de la Ppovincia de Salta, Abel Cornejo, recibió a María del Carmen Gallego y Máximo Cash, madre y hermano de María Cash, la diseñadora de Buenos Aires vista por última vez en Salta en julio de 2011.

Ambos estuvieron acompañados por el abogado Pedro García Castiella, patrocinante de la familia en la causa federal que investiga el paradero de la joven, y la abogada Sandra Furio, del Centro de Asistencia a las Víctimas de Delitos (CENAVID), que depende del Ministerio de Justicia de la Nación.

“En la reunión se avanzó en la idea de conformar una comisión que investigue la desaparición de María Cash, que sería conformada por el Departamento de Investigaciones del CIF, junto a Gendarmería Nacional y la Policía de Seguridad Aeroportuaria”, informó el Ministerio Público Fiscal tras el encuentro.

De la reunión participó también el jefe del Departamento de Investigaciones del CIF, Omar Dávila, abogado especializado en investigación criminal y quien es en realidad el origen de esta iniciativa para tratar de dar con el paradero de María Cash.

Dávila fue crucial para esclarecer el crimen de la joven Cintia Fernández, por cuyo asesinato, cometido en mayo de 2011, fue condenado en junio pasado el expolicía Mario Federico Condorí. De ese proceso también fue parte García Castiella, en representación de la madre de la víctima, Ana Fernández, que por ocho años reclamó justicia.

El abogado contó a Salta 12 que durante ese juicio oral vio “una buena investigación criminalística de Dávila”, entonces pensó que podía ser de utilidad para investigar la desaparición de María Cash, habló con el procurador y “ahí empezó a tomar forma la idea”.

García Castiella también propuso al comandante Gabriel Riveros, hoy a cargo de la Dirección Antidrogas de Gendarmería Nacional, “un investigador que trabajó en la causa al principio, que es excelente”.

Riveros fue trasladado a Buenos Aires, donde lo ubicó el abogado de la querella y le pidió que volviera a este caso. El comandante accedió, porque considera este hecho como un pendiente en su carrera y una deuda con la familia.

El oficial de Gendarmería es reconocido como un sólido investigador, especializado en inteligencia criminal. En Salta participó de varios procesos para desarticular a bandas de narcotraficantes. Y fue muy importante en el esclarecimiento del crimen de Liliana Ledesma, la vendedora y pequeña productora rural asesinada en septiembre de 2006 luego de que denunciara el cierre de caminos vecinales en la zona de frontera con Bolivia con el aparente propósito de dejar territorio liberado para el narcotráfico.

Pero tanto Riveros como el investigador que vendría de la Policía de Seguridad Aeroportuaria necesitan el permiso de las autoridades del Ministerio de Seguridad, explicó García Castiella. Por eso Furio partió a Buenos Aires con la tarea de conseguir una audiencia con la ministra Patricia Bullrich u otro funcionario de la cartera de Seguridad con poder de decisión para facilitar la formación de esta comisión investigadora tripartita.

María Cash desapareció en julio de 2011, a la edad de 29 años. Desde Retiro viajó en un colectivo de línea hasta San Salvador de Jujuy, a donde se sabe que efectivamente llegó. Fue vista por última vez en Salta, el 8 de julio, en la estación de peaje que tenía por entonces la empresa Aunor, en el acceso a la ciudad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico