La URA cumple 56 años en medio de la "expectativa"

"Esto de tener cada 10, 15 días un parate o una suspensión nos pone a prueba a todos", reconoce Daniel Albarracín, presidente de la Unión de Rugby Austral. Sin embargo, destaca el crecimiento de los clubes pese a los contratiempos, como así también el hecho de volver a tener un jugador convocado a nivel nacional.

El 56º aniversario de la Unión de Rugby Austral (URA) se vive de manera similar al del año pasado, cuando, a esta altura, en Argentina se transitaban los primeros meses de la cuarentena más larga del mundo.

Luego del regreso a la actividad en enero, las restricciones siguieron complicando el panorama y, en la actualidad, la competencia está frenada, al menos, hasta el próximo fin de semana.

Daniel Albarracín, quien preside la URA desde 2015, le comentó a El Patagónico cómo están llevando adelante este nuevo impasse, mientras los proyectos se mantienen intactos.

“Para crecer necesitamos competencia o volver al club. Entonces, esto de tener cada 10, 15 días un parate o una suspensión nos pone a prueba a todos, tanto a jugadores como a dirigentes, porque muchos no sabemos cómo continuar incentivando a los chicos para que no larguen todo. Estamos expectantes, así que esperamos que en una semana podamos volver al club y a la competencia”, señaló.

Asimismo, recordó cómo fue esa añorada vuelta al club. “El regreso fue maravilloso porque los chicos querían volver. Cuando pudieron abrir los clubes, comprobamos que los chicos, ya sean de 10 o 16 años, necesitan la actividad física para despejarse”, resaltó.

“Los clubes desbordaron de chicos y eso nos llevó a empezar a entrenar para generar competencia. El 30 de enero arrancamos con los partidos, sin importar cómo se juegue el torneo. Lo importante era jugar. Cuando nos consolidamos y comenzamos con el oficial, vinieron las restricciones: primero tuvimos que suspender dos semanas en el inicio, después vinieron dos fechas y ahí quedamos”, aseveró.

De todas maneras, la intención es seguir con lo planificado, aunque sea a nivel local por el momento. “Mantendremos el torneo oficial, que cuenta con diez fechas, pero por ahora no vamos a poder hacer un campeonato Austral con el Valle de Chubut. Ellos están igual que nosotros y no podemos programar nada. Cuando se pueda viajar y no haya complicaciones, buscaremos la manera de hacer ese torneo y que sea lo más corto posible”, explicó Albarracín.

Por otra parte, el titular de la URA hizo hincapié en el crecimiento de los clubes en cuanto a infraestructura. “Los clubes de rugby nunca se detienen, siempre están pensando en algo. Más allá del momento, siempre están con obras, construyendo, buscando la forma. Nuestros clubes tienen una infraestructura que es envidia de otros clubes del país. Sin ir más lejos, cuando vinieron (José) Pellicena y (Agustín) Pichot y visitaron nuestros clubes, no podían creer que tuviéramos esta infraestructura”, aseguró.

PROYECTOS Y REALIDADES

Pese a los contratiempos que sigue generando la pandemia en todas las disciplinas, para Albarracín es relevante mantener vivos los proyectos.

“Siempre tenemos la idea de consolidar a la Unión en un formato, que es lo difícil. Un formato donde todos los clubes tengan el rugby infantil consolidado categoría por categoría; el rugby juvenil en M-15, M-16, M-17 y M-19; el plantel superior en Intermedia y Primera; que todos los clubes tengan rugby femenino, dos Juveniles y un plantel Mayor; que el rugby de Desarrollo tenga un Mayor y un Juvenil, al menos”, resaltó.

Con rumbo hacia ese objetivo, la realidad actual invita a ilusionarse. “Cuando esta gestión arrancó en 2015, teníamos 600 jugadores fichados. Hoy tenemos 1.050 y nuestra idea es llegar a los 1.200, 1.500 jugadores y que los clubes tengan todas sus divisiones completas”, adelantó.

El crecimiento también está sostenido en la capacitación, que también es palpable actualmente. “Nosotros aspiramos a que el entrenador esté capacitado para recibir al jugador. El jugador de hoy es distinto al de mi edad. Es un jugador que ya sabe muchas cosas; tenés que llegarle y no es tan fácil. Por eso apuntamos a estos programas de capacitación, como la Escuela de Formadores, para que el entrenador se capacite y traslade eso a los chicos que empiezan a jugar al rugby o que ya están jugando”, argumentó.

Por último, Daniel Albarracín ponderó el hecho de contar nuevamente con un jugador en la vidriera de la selección argentina. “Hay que destacar la importancia de tener a Rodrigo Correa en la convocatoria nacional, entre los posibles Pumitas que viajarán a Sudáfrica. Nos pone muy contentos por él y porque siempre es importante tener un jugador en la vidriera nacional”, admitió.

“De acá han salido muchos jugadores que, obviamente, se terminan desarrollando más afuera, pero la formación es local. Ojalá que siempre tengamos algún jugador en vista de los seleccionados nacionales”, recalcó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico