Los municipales rechazan aumento salarial en negro, paran y bloquean edificio

Ayer fue prácticamente nula la actividad en el edificio central del municipio de Caleta Olivia. Desde hora temprana fue bloqueado por un grupo de obreros y empleados de planta permanente que en la misma jornada inició otro paro en disconformidad con la propuesta de incremento salarial ofrecida por el intendente Facundo Prades en consonancia con la ayuda financiera del Gobierno provincial.

Caleta Olivia (agencia)

La propuesta consiste en otorgar una suma mensual no remunerativa de 2 mil pesos, la cual dista de sobremanera con el reclamo canalizado a través del gremio que los nuclea, el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Caleta Olivia (SOEMCO), consistente en un 40 % al básico, habida cuenta que sus salarios están congelados desde hace casi tres años.

El rechazo a la suma en negro fue avalado por unanimidad en una multitudinaria asamblea de afiliados que se realizara el miércoles, un día después que se hicieran presentes funcionarios del Gobierno provincial encabezados por el ministro de Gobierno, Fernando Basanta.

Los mismos se reunieron con dirigentes del gremio y los diputados que representan a Caleta Olivia, Sergio Bucci y Gerardo Terráz (no asistieron representantes del Ejecutivo municipal) a quienes les comunicaron el alcance de la ayuda financiera que podía aportar Provincia a esta comuna.

Varios delegados de sectores formularon serias críticas a Basanta porque en declaraciones a medios periodísticos, el ministro dijo que se procuraba poner alguna suma de dinero en el bolsillo de los trabajadores, por lo que los mismos interpretaron que el aporte ofrecido era una mera “propina”, a modo parafrasear dichos que cobraron trascendencia nacional y fueran pronunciados por la diputada nacional de la alianza Cambiemos, Elisa Carrió.

Al mismo tiempo denunciaron “aprietes” de jefes de sectores hacia empleados y obreros que estaban dispuestos a acatar el paro que es por tiempo indeterminado.

BLOQUEO Y QUEMA

El fracaso de las negociaciones derivó finalmente en la reanudación de medidas de fuerza a partir de las cero horas de ayer, aunque no hay precisiones sobre el porcentual de acatamiento global en toda la planta permanente que oscila en unos 3.500 agentes.

De todos modos fue evidente la protesta protagonizada de un grupo reducido de trabajadores que bloqueó desde hora temprana la calle 25 de Mayo que es el acceso al edificio central del Departamento Ejecutivo y al del Concejo Deliberante.

Si bien voceros de los manifestantes aseguraron que ellos no coartaban la libertad de trabajo, el hecho que varios de ellos se aposaran en puertas y portones de acceso, inhibía de ingresar a quienes pudieron no estar de acurdo con el paro.

Además, hubo quema de maderas y de algunas cubiertas, por lo cual a media mañana acudió una dotación de bomberos de la Unidad Quinta para extinguir los focos, en tanto permanecían apostados varios policías de la Comisaría Primera en prevención de hipotéticos incidentes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico