No la atendieron porque creyeron que había abortado y casi muere

La joven a la que le negaron la atención en un hospital de Salta arribó en una ambulancia con una hemorragia ginecológica y un médico que estaba de guardia en el hospital Juan Domingo Perón en Tartagal se negó a tratarla.

Una joven llegó el pasado viernes con una hemorragia ginecológica a la guardia del hospital Juan Domingo Perón en Tartagal, Salta, y un médico no quiso atenderla porque creyó que se había practicado un aborto clandestino. La joven casi muere por la cantidad de sangre que derramó y luego se comprobó que no había estado embarazada.

Clara Pistán, mamá de la joven de 18 años que sufrió una situación de maltrato, contó a el diario El Tribuno que llegaron al lugar cerca de la 1:30 de la mañana en una ambulancia. "Era impresionante la hemorragia que tenía. Cuando llegamos la enfermera, al ver que mi hija se desangraba tanto, me dijo que agarre una toalla y que le ponga entre las piernas como si fuera un pañal, porque era imposible pararle la sangre", contó.

La mujer contó que a pesar del estado en que se encontraba "no nos dieron ni una silla de ruedas", una enfermera fue a buscar al doctor Parra, médico de guardia, quien estaba durmiendo y de muy mala gana "le colocó un gel en el vientre a mi hija. Al momento me dijo que no podía ver nada en la eco y que esperemos una hora. Cuando me dijo eso le expliqué que la chica estaba perdiendo muchísima sangre, a lo que me respondió `yo no puedo hacer nada porque en la ecografía no se ve nada; tiene que esperar'".

Según la mamá de la adolescente, el médico le dijo a la doctora que después la internó, que "seguro mi hija se había hecho un aborto, cosa que con los estudios quedó totalmente descartado".

Debido a la violencia que padecieron, Clara se puso en contacto con su jefa, ella es trabajadora doméstica. "Fui a verla a mi patrona -una comerciante hija de un reconocido médico- y cuando regresamos con ella al hospital nos atendió una doctora. Cuando mi patrona preguntó dónde estaba el Dr. Parra le dijeron que se había ido a la policía a denunciarme por agresiones. Como mi hija se desmayó por tanta hemorragia esa médica ordenó que la internen, que le coloquen sangre y que le hagan varios estudios y una biopsia, por lo que todavía está internada". Clara reflexionó que "lo que sucede en ese hospital es espantoso, lo viví yo misma y si no fuera por mi patrona mi hija se hubiera muerto desangrada".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico