Pareja umbanda fue detenida por el crimen de una kiosquera en Quilmes

Gimena Rosollini (37) y Olga Marisol Cáceres (48) fueron detenidas por el crimen de una comerciante que apareció muerta el 24 de julio, en el partido bonaerense de Quilmes. Las mujeres fueron apresadas luego de que un policía se hiciera pasar por un supuesto comprador de los productos que habrían robado a la víctima y que vendían por Facebook.

Una pareja de mujeres, que vendía en Facebook elementos robados, fue detenida por el crimen de una kiosquera a la que habían conocido en un templo umbanda y que hace tres semanas apareció asfixiada con una almohada en su casa del partido bonaerense de Quilmes, informaron ayer fuentes judiciales y policiales.
La clave para estas detenciones fue que las ahora imputadas fueron rastreadas a partir de que pusieron a la venta por internet una computadora y otros elementos que le robaron a la víctima y un policía fingió estar interesado en ellos para poder identificarlas.
Las acusadas fueron identificadas como Gimena Rosollini (37) y Olga Marisol Cáceres (48), quienes son pareja y viven en un mismo domicilio de la localidad bonaerense de Berazategui, en el sur del Gran Buenos Aires.
Ambas quedaron detenidas como presuntas autoras del homicidio criminis causa -matar para ocultar otro delito, en este caso el robo-, de María Isabel Jaime (57), cometido el 24 de julio último en su domicilio de la calle O'Higgins 4169, entre Uruguay y calle 402 bis, en el límite de la localidad de Ezpeleta con Quilmes Oeste.
Allí, además de vivir sola, la víctima tenía un comercio llamado "Tauro" que funcionaba como un maxikiosco y librería.
Jaime fue hallada asesinada por su yerno en horas de la mañana, cuando entró al lugar alertado por los vecinos que lo llamaron porque les extrañó que la mujer no había entrado el pan que le dejaban bien temprano para vender y que además no había abierto el local.
Jaime apareció muerta en su cama, boca arriba y con su rostro tapado por la almohada con la que, según determinó luego la autopsia, fue asfixiada.
Los familiares de la víctima detectaron de inmediato que en la casa faltaban diversos elementos que habían sido robados. Entre ellos una notebook, un microondas, un celular que la víctima aún estaba pagando, la cartera, la billetera, las llaves, otros artículos electrónicos y hasta mercadería del maxikiosco.

VENDIAN LO ROBADO en
LA RED SOCIAL FACEBOOK
La investigación fue dirigida por la fiscal Ximena Santoro, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 de Quilmes, y efectivos de la Comisaría 3ª de Quilmes Oeste, quienes decidieron seguir la pista de la computadora robada y así lograron llegar a las presuntas autoras del crimen.
A partir del número de IP -código único que identifica a un dispositivo en internet-, de la notebook robada, una BGH modelo Positivo, la fiscal Santoro y los detectives del gabinete criminológico de la comisaría obtuvieron en pericias informáticas una dirección en el vecino partido de Florencio Varela.
Al allanar el lugar, encontraron la PC robada a Jaime, y la mujer que la poseía explicó a los investigadores que la había comprado a través de la red social Facebook.
Al analizar el perfil sindicado, los agentes se dieron cuenta de que era falso y que otros objetos robados a la kiosquera asesinada en Ezpeleta estaban publicados en el muro del mismo para la venta.
Así con orden de la fiscal Santoro, la policía se hizo pasar por un interesado en los productos y organizó una compra para poder hacer inteligencia e identificar así al sospechoso del perfil del Facebook.
"Pudimos determinar que se trataba de dos mujeres, que eran pareja y habían conocido a la víctima en un templo umbanda que frecuentaban", dijo a Télam una fuente judicial.
Finalmente, Rosollini y Cáceres fueron detenidas en el domicilio que ambas compartían en la calle 62 A al 5.600 de Hudson, partido de Berazategui.
Allí los investigadores encontraron varios elementos robados en la casa de Jaime: tres DVD, un secador de pelo, una tostadora, una vaporera eléctrica, una cartera, cuadros y hasta botellas de aceite y vino sustraídas en el comercio.
También fue incautada una camioneta utilitaria Peugeot Partner blanca -patente LOY572- propiedad de Cáceres, que de acuerdo a la investigación, fue el vehículo utilizado por las imputadas la madrugada del crimen para trasladarse y cargar lo robado.
Las dos acusadas fueron indagadas por la fiscal Santoro, pero se negaron a declarar, y permanecerán detenidas ya que su aprehensión fue convalidada y convertida en detención formal por el Juzgado de Garantías 2 del Departamento Judicial de Quilmes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico