Perro callejero se salvó de ser sacrificado en el día del animal

"Black Junior" , tenía antecedentes y fue acusado de morder a un joven de 16 años, por su comportamiento ordenaron su sacrificio. Ahora su dueño se comprometió a acordar con la justicia un traslado y custodia para el animal.

Tan insólita como tensa fue la situación que se registró poco ante de mediodía de este jueve, en inmediaciones del complejo deportivo “Ingeniero Knudsen”, cuando funcionarios municipales acompañados por efectivos policiales se hicieron presentes en un domicilio particular de la calle Mariano Moreno.

Su misión era para proceder a atrapar a “Black Junior” un perro mestizo mezcla de pitbull y rottweiler, sobre quien pesaba una orden judicial de sacrificio, estando acusado de haber mordido hace varias semanas a un adolescente de 16 años.

La familia de la víctima había radicado la denuncia en una comisaría, dando en principio intervención a un Juzgado de Instrucción y luego al Juzgado de Paz del municipio, este último a cargo del abogado Daniel Aybar quien estuvo presente en el frustrado en el operativo de hoy, junto a la subsecretaria de Medio Ambiente de la comuna, Mariana Benítez-

“Black Junior” estaba permanente en la vereda que da frente a la casa de su dueño, Martín Castro, quien posee otros cuatro canes de raza indefinida

Algunos estaban sueltos, otros quedaban sujetados con cadena a un poste de luz e incluso disponían de una cucha que ocupaban por turnos, pero la jauría ya era objeto de quejas formuladas por no pocos vecinos.

Por lo que contó el Juez de Paz a El Patagónico, el propietario del can agresor había sido notificado para que responda por el incidente que protagonizó “Black Junior” y se lo iba a intimar a que lo retirara de la vía pública o lo trasladara a otro lugar que bien podría ser la zona de chacras, pero Castro nunca respondió a la citación.

“Como autoridad de aplicación no podemos permitir que estos animales permanezcan en la vía pública, sobre todo por la manera que están ya que algunos estaban sueltos y otros atados a un poste de luz” manifestó Aybar.

En el caso del mordió al menor de edad dijo que “no nos quedó otra alternativa que ordenar que lo sacrifiquen porque es considerado como de raza peligrosa. Su dueño nunca tomó las medidas de precaución y de seguridad que le exigimos hace casi dos meses, es decir que lo ingresara a su patio, al igual que a los otros animales para evitar otras agresiones a la gente que pasa por este lugar”.

TENIA “ANTECENTES”

Por su parte, Martín Castro, quien al llegar la policía, funcionarios y un camión jaula hizo ocultar a “Black Junior” en el interior de la casa, admitió a este mismo medio que en principio el perro cuestionado “estaba libre pero lo empezamos atar porque se mandó algunas cagadas como matar al gato de una vecina”.

“Pero estaba atado cuando pasaron dos chabones que empezaron a hacerle burlas y cuando uno de ellos se le acercó y le hizo un amague, lo mordió”, aseguró.

“Ahora llegan con policías que me amenazan. Si hubieran venido de buenas maneras y me dicen que van a llevarlo a otro lado, bueno, uno acepta, pero no de esta forma. Además, ¿cómo quieren que yo reaccione cuando me dicen que me van a llevar al perro para matarlo?, expresó indignado.

Finalmente, luego de largas discusiones, algunas de ellas en alto tono de voz, la disposición de sacrificar a “Black Jack” quedó momentáneamente suspendida justamente en fecha que se celebra el día de animal.

Se supo que el dueño se comprometió a presentarse en el Juzgado de Paz para acordar el sitio donde debe permanece el animal imputado en la agresión y también a retirar a los restantes de la vía pública.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico