Piden que vuelva a la cárcel el condenado por abuso que violó la orden de restricción

En la sala de audiencias de la Oficina Judicial de la localidad de Sarmiento se desarrolló una audiencia de control de la detención y pedido de revocatoria de la libertad, en el marco de una causa contra un sujeto de 36 años que fue condenado por un delito contra la integridad sexual, después de que se comprobará que estuvo a escasos metros de la víctima, un menor de 13 años.

En un acto judicial presidido por el Juez Jorge Novarino se hizo el pedido formal de revoctoria de libertad para un vecino de Sarmiento acusado de abusar de un menor de 13 años. En la audiencia la parte acusadora estuvo representada por el Funcionario Ezequiel Castro Albornoz y el Fiscal Herminio Gonzales Meneses. Mientras el imputado, recibió la asistencia técnica de Gustavo Oyarzun, abogado de la Defensa Publica. También participo la abogada Gabriela Francisco, en representación de la Asesoría de Menores e Incapaces.

Castro Albornoz explicó ante el juez que el último sábado aproximadamente a las 22:00, el personal policial se comunicó con los investigadores, para informar que habían constatado que la madre de la víctima ingresó a bordo de su vehículo a la playa de estacionamiento del hotel ubicado sobre Avenida de Regimiento Infantería Mecanizado 25. En el mismo lugar en el cual el condenado fijó su domicilio ante las autoridades judiciales. Asimismo, se informó que en ese rodado también se encontraba la víctima.

En este contexto, cabe señalar que desde el 3 de agosto los jueces penales Daniel Pérez y Alejandro Rosales, dispusieron el cese del encarcelamiento preventivo para el condenado y le impusieron el cumplimiento de reglas de conducta entre las que se le exigía fijar domicilio y también le impusieron la prohibición de acercarse la vivienda de la familia o establecer algún tipo de contacto con la víctima, entre otras disposiciones. Por eso, ante la presunción del incumplimiento de la medida judicial, los representantes de Fiscalía peticionaron al juez una orden de allanamiento. Al comprobar que el condenado se hallaba en su domicilio, solicitaron su detención.

Así las cosas, Castro requirió que se declare legal la detención y se inicie el tratamiento de pedido de revocatororia de la libertad por incumplimiento de las medias impuestas por el tribunal.

A su turno, el imputado reconoció que se encontraba en su domicilio, pero manifestó que en ningún momento se puso en contacto con la víctima. Por su parte, Oyarzun formuló oposición a que se declare legal la detención de su asistido y ofreció prueba testimonial de la esposa del condenado y otros personas adultas, que se encontraban en el lugar cuando se realizó la intervención policial.

Luego de analizar los pedidos de las partes, Novarino resolvió declarar legal la detención. Y la defensa planteó la recusación del juez. En consonancia, el Defensor Público consideró que con la declaración de legalidad de la detención, no contaba con garantías de parcialidad por parte del magistrado.

Frente a este panorama, finalmente se requirió a la Oficina Judicial que designe otro Juez, a los fines de tratar el incumplimiento o no de las medias sustitutivas impuestas al condenado. Y por último, Novarino resolvió otorgar la libertad del condenado y ordenó un cuarto intermedio hasta que la Oficina Judicial resuelva la petición efectuada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico