Por qué se celebra hoy el día del orgasmo femenino

El 8 de agosto se celebra el Día Internacional del Orgasmo Femenino, idea que nació en la ciudad brasileña Esperantina, en el Estado de Piauí, donde se propuso al Ayuntamiento crear un día dedicado especialmente al orgasmo femenino.

Una encuesta local reveló que sólo el 28 por ciento de las mujeres llegaban al clímax en una relación sexual. Por esa razón, en 2001 el ayuntamiento declaró el 9 de mayo como Día del Orgasmo Femenino en Brasil, a lo cual con el paso del tiempo se fueron sumando varios países México, Estados Unidos, Reino Unido y Australia, los cuales entre otros se unieron en la celebración que cambió la fecha al 8 de agosto y se propuso el nombre de Día Internacional del Orgasmo Femenino.

El orgasmo es otro de los derechos femeninos que se busca reforzar y Argentina es pionera en estas lides de los derechos humanos. La intención con el festejo es que las mujeres tengan más información sobre sexualidad y se pongan en el escenario discusiones como las relaciones sexuales en la tercera edad y hasta las formas de conseguir un orgasmo, algo que pocas mujeres experimentan. Otra de las finalidades es que las parejas puedan descubrir todas las posibilidades de practicar diferentes formas de alcanzar un orgasmo y disfrutar del sexo sin tapujos.

Orgasmo proviene del griego orgh que significa “hervir de ardor”. La licenciada Analía Lilian Pereyra, sexóloga y educadora sexual, explica que el orgasmo es una descarga de la tensión muscular en una serie de contracciones rítmicas, es la culminación de una sensación fugaz de placer intenso que genera un estado alterado de conciencia.

“Hay orgasmos de pico, orgasmos de valle, orgasmos clitoridianos, orgasmos vaginales, orgasmos plenos” explica la especialista. “En la actualidad medimos todo en sexualidad: los tamaños, la cantidad de sexo por semana, cuántos tenemos y también si los orgasmos son muy intensos o sencillos. Las mujeres, por nuestra anatomía, podemos tener multiorgasmos, lo cual es una posibilidad, pero no significa que siempre suceda”, agregó.

SEGÚN PASAN LOS AÑOS

En los primeros tiempos de la historia de Occidente los galenos consideraban al orgasmo femenino como algo indispensable para la procreación por lo cual brindaban disparatados consejos para que éste se alcanzara. La medicina comprobó finalmente que no es necesario que la mujer tenga un orgasmo para embarazarse. Así fue que se dio por terminaba la preocupación occidental en torno al placer sexual de las mujeres por ser este “inútil” a los fines reproductivos.

“Este es uno de los tantos ejemplos de cómo lo biológico es interpretado y regulado por cada sociedad de modos diferentes y de cómo el placer ha sido puesto en suspenso en pos de otros objetivos más importantes” dijo Pereyra

El hoy denominado “porno mainstream”, o sea las películas, videos y demás que circulan por los multimedia, muestra una suerte de modelo exagerado interminable y gritón de cómo funcionaría la llegada al orgasmo. Lejos de la actuación, eso no significa que sea así. Hay mujeres que sienten placer de modo silencioso, hay momentos más instantáneos y otros más prolongados, hay orgasmos que inundan de sensaciones y otros que transcurren como al pasar.

“Quiero remarcar que cada sensación orgásmica es única y cada mujer lo siente diferente. Cada mujer lo siente a su modo. También hay que sumarle que en cada encuentro sexual suele sentirse diferente, por ejemplo, una ocasión de autoestimulación es distinta a un encuentro con la pareja y en cada encuentro con la pareja también suele sentirse según las ganas, el tiempo, el deseo, el cansancio, el horario, en fin, una serie de factores que hacen que cada encuentro sexual no sea igual a otro”.

Las mujeres que han recibido una educación sexual muy restrictiva, suelen tener dificultades de este tipo, ya que no han podido conocerse, explorarse y luego soltarse para disfrutar de una sensación orgásmica. También hay personas que tienen una personalidad con rasgos muy obsesivos y siempre quieren tener todo bajo control, lo que les impide sentir orgasmos, ya que esta sensación de máximo placer implica “perder el control”, aunque sea por unos instantes.

El modelo de relación sexual “coitocentrista”, esto es pene entra en vagina, suele ser un factor desencadenante de una falta de orgasmo en las mujeres, ya que las mujeres necesitan la estimulación del clítoris para sentir placer y también tiempo para lograr una máxima excitación. El clítoris es un órgano que necesita ser estimulado, no es un botón que se toca y ya desencadena el máximo placer, necesita tiempo y cada mujer puede hacerlo a su modo.

Otra cuestión a tener en cuenta es que “el 80% de las mujeres llega al orgasmo sin penetración, y no se puede llegar al orgasmo sin estimulación del clítoris. Entonces La estimulación clitorial no es sólo la previa, en muchas mujeres…puede ser todo”, finalizó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico