Prepagas bajarán el 33% de sus cuotas, pero habrá que esperar para la devolución

El gobierno dispuso que desde el mes próximo los aumentos sean por inflación, pero tomando como base los valores de diciembre. Por ahora, no habrá devolución del dinero pagado de más y presentarán una cautelar para exigir el reintegro.

El Gobierno nacional de Javier Milei terminó regulando el precio de las cuotas de la medicina privada y dispuso que durante los próximos seis meses los aumentos de las cuotas sean por inflación y tomando como base los valores de diciembre de 2023. En consecuencia, las empresas deberán recalcular el valor de sus cuotas, que según estimaciones oficiales representarían una caída del orden del 33% en las cuotas mensuales.

De esta forma, a partir de mayo los asociados recibirán facturas con menores montos, pero no se les devolverá lo que pagaron de más entre enero y abril.

La medida fue adoptada por la Secretaría de Comercio tras un informe de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) que determinó que las empresas alcanzaron un “acuerdo colusivo” para subir los precios.

La colusión es una práctica en la que empresas que compiten en un mismo mercado, acuerdan aumentar o fijar precios, reducir la producción, repartirse el mercado o bloquear el ingreso de nuevos competidores, con el objetivo de incrementar los beneficios de las empresas participantes

Tras el dictamen de la CNDC, la Secretaría de Comercio decide la regulación de los precios, pero la dependencia a cargo de Pablo Levigne aclaró que no tiene competencia para ordenar que se devuelva lo abonado en exceso.

En forma paralela a esta medida, la Superintendencia de Salud presentará en la justicia una medida cautelar para que las compañías tengan la obligación de reintegrar lo abonado por sobre lo que surge de la nueva fórmula. Por lo tanto, habrá que aguardar ese fallo judicial para ver si el dinero vuelve al bolsillo de los asociados.

Tampoco hay definición sobre aquellos afiliados que en los últimos cuatro meses tuvieron que darse de baja por no poder afrontar los aumentos de las cuotas. En principio, quedaría en poder de cada empresa definir qué hará con ese conjunto de personas, que se estima alcanzaría a unas 500.000.

Cabe apuntar que la medida no es para todo el sistema de salud prepago sino para un conjunto de empresas que alcanzan al 75% de ese universo. Las personas investigadas por la CNDC y alcanzadas por la mencionada medida cautelar son las empresas de medicina prepaga: Galeno Argentina, Hospital Británico de Buenos Aires Asociación Civil, Hospital Alemán Asociación Civil, Medifé Asociación Civil, Swiss Medical, Omint de Servicios, OSDE, Unión Argentina de Salud (UAS); y Claudio Fernando Belocopitt, en su doble carácter de presidente de la firma Swiss Medical S.A. y de la UAS.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico