¿Qué efectos produce la "droga zombie" que habría llegado a la Patagonia?

Un joven neuquino fue encontrado realizando extraños comportamientos el sábado 4 de noviembre y varios medios locales aseguraron que es la confirmación de la llegada al país de la llamada "droga zombie", "cloud nine" o flakka a la Patagonia. ¿Qué efectos produce esta droga?

El pasado 4 de noviembre policía de Neuquén encontró a un joven sacudiéndose como zombie en el suelo, el sujeto fue derivado al Hospital Heller, donde se confirmó que estaba drogado y permanecería internado y muchas aseguran que este comportamiento es a causa de la “droga zombie”, “cloud nine”, “flakka” o “krokodil” y temen por su llegada a la Patagonia.

Esta droga es diez veces más potente que la morfina y más barata que la heroína, está hecha a base de codeína. Los primeros efectos de esta droga se dan sobre piel de las extremidades de los usuarios, donde se inyecta la droga, que se vuelve escamosa.

El uso de disolventes de pintura y la gasolina para fabricar la “droga zombie” contribuyen a los efectos corrosivos que tiene sobre el cuerpo, dando lugar a la gangrena. Esta droga pudre carne hasta el hueso, por lo que los usuarios parecen verdaderos “zombies”.

Esta droga conocida en Rusia como “krokodil” (cocodrilo en ruso por el efecto de escamas en la piel) apareció en ese país sobre el 2002. Comenzó a consumirse en Siberia y se ha extendido por todo el país desde entonces. Mientras que muchas drogas producen adicción con bastante rapidez y son dañinas físicamente, la “flakka” establece un nuevo estándar para la rápida destrucción de la mente, el espíritu y el cuerpo. En 2013 empezaron los primeros informes de su uso en los EE.UU.

El nombre médico de la droga es “desomorfina”. Se elabora de forma casera con elementos que se venden sin receta médica para los dolores de cabeza, y cocinándolo con diluyente de pintura, gasolina, ácido clorhídrico, yodo y fósforo rojo de las cerillas.

El líquido resultante se inyecta en vena. Los efectos de este fármaco tienen una duración de 90 minutos a dos horas, y se tarda aproximadamente media hora para elaborar la droga. Por lo que un adicto tiene bastante facilidad para conseguir los ingredientes y cocinar la droga.

En Rusia existe un problema grave con la adicción a la heroína, pero cuando un adicto a la heroína ya no puede permitirse ese medicamento, lo puede compensar con el “krokodil”, que tiene un efecto más fuerte y cuesta alrededor de una décima parte del precio. Pero mientras que la esperanza de vida de un adicto a la heroína en Moscú es de cuatro a siete años, la esperanza de vida de un adicto a esta potente droga es sólo uno o dos años.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico