"Si quieren nos peleamos", le dijo Torres a la prensa

El candidato a senador macrista respondió así los cuestionamientos por el cerrojo alrededor de Mauricio Macri durante su fugaz paso por la cordillera.

Mauricio Macri estuvo este jueves en Esquel y Trevelin y generó polémica no solo por lo que dijo sobre 2023, si no por su manejo con la mayoría del periodismo que buscaba hacerle alguna pregunta, lo cual resultó imposible. Al parecer, el expresidente solo se siente cómodo con quienes remedan el estilo La Nación+.

Según informó Jornada, el trato a la prensa de parte de quienes organizaron la visita Macri no fue de lo más amable. En el aeropuerto hubo un cerrojo para evitar la cercanía de los periodistas con el expresidente.

En ese lugar, tanto el actual diputado Ignacio Torres, como el presidente del Pro, Daniel Hollman, fueron advertidos por casi todos los periodistas por no permitir acercarse al expresidente. Ambos aclararon que ellos no manejaban la relación con la prensa.

Los trabajadores de medios les reprocharon que ya había pactadas notas “exclusivas” con algunos medios, y que ello se interpretó como una discriminación.

El enojo de los periodistas no se calmó y antes de la conferencia de prensa en Trevelin le hicieron un nuevo planteo muy subido de tono a Torres y a Hollmann. La mayoría de la prensa se sintió “ninguneada y discriminada”.

Torres volvió a repetir que no tenía conocimiento de que se habían acordado dos exclusivas, una de ellas mientras Macri viajaba desde el aeropuerto al camping La Paz. Inclusive, el legislador y candidato a senador dijo no saber quién maneja la prensa del exmandatario nacional.

“Si quieren nos peleamos”, respondió Torres ya sin argumentos para defenderse ante la prensa que reclamaba al unísono por la actitud discriminatoria de Macri y su séquito.

El expresidente bajó en Esquel y cumplió agenda en una exclusiva villa en Trevelin. Arribó en un avión privado cerca del mediodía, acompañado de una breve comitiva. Entre ellos, el operador mediático Hernán Lombardi. Directamente se trasladó a la villa turística y spa La Paz, ubicada a 12 kilómetros de Trevelin, cerca de Aldea Escolar, evitando así el centro de Esquel, en donde abundaban las carteles que lo consideraron “persona no grata”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico