Sonaristas confirman registro de golpes que pudieron provenir del submarino

Tres suboficiales de la Armada Argentina que controlaban el sonar de la corbeta misilística Spiro durante los primeros días de búsqueda del ARA San Juan confirmaron en sus declaraciones testimoniales brindadas en el Juzgado Federal de Caleta Olivia que registraron golpes efectuados contra un casco metálico desde las profundidades marinas. Dos de ellos admitieron altas probabilidades de que pudieron haber sido efectuadas desde el submarino.

Caleta Olivia (agencia)

Pese al hermetismo que rodea la causa que se ventila en el juzgado de Marta Yáñez, El Patagónico pudo conocer de manera fraccionada esta información, luego de que el martes declarara el cabo principal de operaciones, Federico Vázquez, y ayer lo hicieran otro suboficial del mismo rango, Sergio Tapia, y el cabo primero Pablo Brighi.

El caso de los misteriosos sonidos comenzó a cobrar cuerpo a mediados de abril cuando fue revelado por un testigo de identidad reservada, quien también era tripulante de la Spiro durante la misión de búsqueda, aunque no está en claro cuándo se produjo el suceso ya que una versión da cuenta de que ocurrió tres días después de la desaparición del ARA San Juan (15 de noviembre de 2017) y otra indica que ya habían transcurrido seis.

Lo concreto es que en base a ese testimonio la magistrada citó a declarar a los tres sonaristas mencionados, en tanto que hoy deberá presentarse una mujer que era la jefa de ese grupo de especialistas, la teniente Estefanía Moreno.

Por lo que se sabe, la corbeta Spiro iba a participar junto a otras naves de superficie y a los submarinos ARA Salta y ARA San Juan en la segunda etapa de los ejercicios navales que se habían iniciado días antes de ocurrida la tragedia frente a la Isla de los Estados y en inmediaciones de Ushuaia.

ALTAMENTE PROBABLE

La grabación de los sonidos registrados durante varias horas habría sido aportada por el testigo de identidad reservada y les fue reproducida a los tres suboficiales sonaristas durante las respectivas audiencias, de la que tomó parte solo una abogada querellante, Sonia Kreischer, en reemplazo de Luis Tagliapietra, y si bien la misma se excusó de formular declaraciones, este medio igualmente pudo obtener algunos pormenores del caso.

El “toc toc” que no era uniforme fue reconocido tanto por Vázquez, como por Tapia y Brighi. Los dos primeros dijeron que era altamente probable que pudieran haber provenido del submarino y el último consideró que era una posibilidad baja.

Sin embargo Vázquez, que es el más experimentado en analizar los ruidos y sonidos que se captan en sonares, habría descartado que pudieran haber sido emitidos por algún animal (por ejemplo ballenas), o que tuvieran otro origen ya que parecían prevenir de golpes que se hacían contra un objeto metálico de una dimensión no inferior a los 30 metros a una profundidad de más de 300 metros.

Se dice que este suboficial se mostró algo entristecido porque personalmente entendía que los golpes pudieron haberse hecho desde el submarino y porque no se continuó con la búsqueda en ese sitio ubicado a unos 200 millas frente a la Península Valdés.

POLEMICA ORDEN

En este punto vale señalar que los sonaristas reportaron toda su labor a la jefa del grupo (la teniente Moreni) y que a su vez ésta lo hizo al comandante de la corbeta, el cual posteriormente habría recibido la orden de retirarse de esa zona, impartida por el comandante de la Base de Alisamiento y Adiestramiento, el contralmirante Luis López Mazzeo.

Se dice que este alto oficial -que días más tarde fue desplazado de su cargo- habría justificado su directiva indicando que esos sonidos bien podrían haber sido emitidos por un dispositivo sumergible de un buque extranjero que también estaba afectado a la búsqueda.

A todo esto, ayer se supo que en el testimonio que brindó el martes ante la Comisión Bicameral del Congreso de la Nación, López Mazzeo respondió con evasivas a las consultas que le formularon, pero además generó una nueva polémica porque desmintió a su exsuperior, el almirante Marcelo Srur, asegurando que el mismo conocía todos los detalles de los ejercicios navales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico