"Te voy a meter un tiro en el pecho", otra grave denuncia de Rincón

Uno de los integrantes del cuerpo técnico de Deportivo Rincón contó cómo vivió los hechos de violencia del domingo en la cancha de Jorge Newbery. Su testimonio habría influido en la decisión de darle por ganado el partido a los neuquinos en un escritorio.

Pasan las horas y siguen los ecos de los graves incidentes ocurridos en Comodoro Rivadavia. Poco antes del fallo del Tribunal de Disciplina que le dio por ganado el partido de vuelta a Deportivo Rincón, se conocieron más testimonios desde el equipo neuquino que deben haber influido en la decisión final que se adoptó detrás de un escritorio, la cual le dio por ganado el partido a los neuquinos; suspendió la cancha de Jorge Newbery por seis meses y por un año al vicepresidente de la entidad comodorense, Leonardo Barrientos.

La final Patagónica del Regional Amateur estaba 2 a 0 para Deportivo Rincón tras la victoria en la ida, que ya había sido caliente. Rincón llegó el sábado a Comodoro, le prestaron la cancha municipal y desde ahí se escucharon petardos y bombas de estruendo. Pasó lo mismo a las 2 y a las 4 de la mañana.

"Lo tomamos como el folklore del fútbol, pero a todo esto ya había amenazas a los jugadores por sus redes sociales. Creíamos que eran solo amenazas, pero se estaba generando un clima medio raro", explicó Ariel Moyano, uno de los fundadores del club e integrante de la delegación que viajó a esta ciudad.

En la previa al encuentro, se supo que el local no permitiría que ningún medio transmitiría el partido, incluso uno que es oriundo de Comodoro Rivadavia y que acompañó toda la campaña. "Se empezaron a vivir momentos tensos, desde afuera del hotel nos hacían señas que nos iban a matar", indicó Moyano.

Según explicó, la cancha tiene una entrada por la que se puede ingresar sin chocar con los hinchas. "Pero ellos te hacen bajar por una escalera y un pasillo donde hay siete u ocho policías sosteniendo 80 hinchas que te están puteando y amenazando", relató.

"En una de esas puertas estaba Barrientos, el vicepresidente, que te amenazaba y te pegaba cuando pasabas junto con cuatro o cinco más que estaban con él y hacían lo mismo. Estoy acostumbrado a entrar a lo último con el celular en la mano por el miedo de que nos hagan algo. Barrientos me mete una patada y me dice 'te voy a meter un tiro en el pecho, hijo de puta' y me empuja. Cuando me empuja, el dirigente que venía atrás mío le dice 'pará, qué te pasa con el pibe' y ahí Barrientos le apaga un cigarrillo en la nuca de otro compañero", describió Moyano a La Mañana de Neuquén.

¿PATOVICAS CON LOS NEUQUINOS?

Desde Jorge Newbery señalaron como "sospechosos" a algunos integrantes de la delegación que fueron descriptos como "patovicas" por ser de gran tamaño. "Los dejaron entrar a los jugadores y a tres de la comisión directiva al vestuario. Al resto nos dejaron afuera. Entre ellos chicos que jugaban en el club, que son compañeros nuestros, que están grandotes porque van al gimnasio, pero ellos inventan cosas", dijo el integrante de Rincón.

"No nos dejaban entrar al vestuario, la misma policía puso la traba. Entonces éramos tres o cuatro contra 19 o 20 de ellos. Ahí quise filmar y no pude al principio y cuando me pude liberar empiezo a filmar. Cuando un compañero nuestro responde, viene la pelea y las amenazas. No dejaban pasar a la comisión directiva y cuando los dejaron se armó más todavía, por la impotencia nuestra", explicó.

"Nosotros queríamos jugar el partido, íbamos ganando 2 a 0 y ellos también tenían presión con la cancha llena", aclararon desde Rincón.

Para los neuquinos, el trato recibido no fue el mismo que dieron. Del otro lado dicen que en Rincón de los Sauces los trataron mal. "La bronca nuestra es que acá (en Rincón) los atendimos bien. A ellos se les rompió el colectivo, les prestamos el nuestro y le hicimos arreglar el suyo. Les pusimos seguridad en el hotel, que no la necesitaron porque tenemos fotos donde los chicos andaban en el pueblo mirando vidrieras y nadie les dijo nada. En la cancha se los trató bien y cuando hubo un problema nuestros dirigentes se pusieron al lado de ellos para cubrirlos. No pasó nada, al revés de ellos, que su dirigente nos estaba pegando", insistió Moyano.

“LOS DIRIGENTES NOS QUERIAN PEGAR”

Volviendo a "La Madriguera" de Comodoro, "cuando pasó el quilombo, estuvimos dos horas encerrados y los mismos jugadores de ellos nos pedían que no saliéramos. Les hicimos caso a ellos hasta que media hora después pudimos salir. Nos estaban esperando por todos lados. Está todo en los videos, tiraban piedras hasta que pudimos salir e ir al hotel, después al aeropuerto y nos vinimos".

Miles de personas quedaron en la tribuna con ganas de ver fútbol. "Es una lástima por la gente que pagó la entrada. Mucha gente nos mandaba mensajes pidiendo que los disculpemos, diciéndonos que no son así. Otros nos amenazaban, pero fueron los dirigentes los que nos quisieron pegar", analizó Moyano, según publicó La Mañana de Neuquén.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico