Tras la detención de "Pepa" Varas, un juez la sobreseyó en la causa del crimen de Leiva

Romina Varas fue capturada durante la noche del miércoles ya que tenía vigente un pedido de captura nacional por su vinculación con el homicidio de Walter Leiva, ocurrido este año en el barrio Abásolo. La Fiscalía pidió que sea imputada por el delito de encubrimiento, pero el juez Mariano Nicosia la sobreseyó. Ante esa situación, el funcionario fiscal Cristian Olazábal dejó hecha la reserva de la impugnación ante Superior Tribunal de Justicia.

La causa por el asesinato de Walter Leiva (22) -quien fue herido de disparos en la cabeza durante la madrugada del 28 de febrero y falleció el 2 de marzo-, fue elevada a juicio hace una semana. Allí, la fiscal Camila Banfi presentó mayores pruebas respecto a la participación del imputado Maximiliano Brizuela que no estaba clara.
Por ello, el magistrado Mariano Nicosia el pasado viernes convalidó la readecuación de la acusación fiscal y elevó la causa a juicio oral y público. De esa manera, el acusado Aldo Camarda será juzgado como autor homicidio agravado por el uso de arma de fuego, y Brizuela en calidad de partícipe primario del mismo delito.
En ese contexto judicial, Romina Andrea Varas, apodada "La Pepa", registraba pedido de captura nacional desde marzo en relación al homicidio de Leiva. Hay que recordar que durante los allanamientos posteriores al día del ataque la policía allanó la casa de Varas.
Incluso, el propio funcionario fiscal Cristian Olazábal encabezó los procedimientos en los que fueron detenidos Camarda y Brizuela, y además se secuestraron dos armas de fuego. En ese momento la Fiscalía había solicitado la detención de Varas, pero fue denegada por el juez de la causa.
Varas fue reconocida en la noche del miércoles cuando visitaba a su cuñada en la sala de internación del primer piso del Hospital Regional. Incluso, la habitación estaba tapada con sábanas para no ser vista. En esas circunstancias, personal de la Brigada de Investigaciones detuvo a “La Pepa”.

SOBRESEIDA

La audiencia de control de detención se celebró ayer en horas de la mañana en la Oficina Judicial, donde Varas estuvo representada por la defensora pública Viviana Barillari. En el comienzo de la audiencia, Olazábal pidió que fuera declarada legal la detención ya que tenía pedido de captura.
Luego, solicitó que fuera imputada por el delito de encubrimiento agravado en relación al homicidio de Leiva. Para el representante fiscal, Varas eludió la investigación judicial y además escondió a los imputados del homicidio hasta que fueron detenidos.
Por ello, el representante fiscal pidió el periodo de dos meses de investigación y que la mujer se presente semanalmente ante la Oficina Judicial y tenga prohibido acercarse a los familiares de la víctima. También argumentó que en caso de ser condenada le cabría tres años de prisión en suspenso.
La defensora pública no se opuso de los pedidos fiscales y después Varas accedió a declarar.
Negó los cargos en su contra y afirmó que no presenció el tiroteo en el que murió Leiva. Agregó que era mentira que la encontraron debajo de la mesa de la casa con las armas. Y aseguró que su vivienda fue tiroteada y se tuvo que ir con sus hijos.
Tras escuchar a las partes, el juez Nicosia no hizo lugar a los requerimientos fiscales y decretó el sobreseimiento de Varas.
Explicó que al encontrarse imputada su pareja, Aldo Camarda, quien será juzgado en un juicio, ello exime de responsabilidad penal a la mujer, entre otros argumentos.
No obstante, el funcionario fiscal hizo la reserva de la impugnación ante el Superior Tribunal de Justicia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico