Un juez liberó a violador porque usó preservativo

En un fallo que causa indignación, un juez de Santa Fe dejó en libertad a un hombre acusado de abuso sexual, con la excusa de que no le parece "lógico" que el agresor haya tenido tiempo de colocarse un preservativo "cuando estaba sometiendo" a su víctima.

El juez Rodolfo Mingarini, que tiene el antecedente de otro polémico fallo en un caso de violencia de género, admitió en su fallo que pudo haber una “relación forzada”, pero se amparó en su opinión personal, desechando informes forenses que confirman “lesiones compatibles” con el abuso y “otros golpes” en el cuerpo de la mujer que lo denunció.

“El juez dice que no hay elementos suficientes y hace mención a que no entiende la lógica de colocarse el preservativo, y no tiene en cuenta las lesiones compatibles con el abuso que establece la medicina legal y que hay material biológico del hombre en la escena”, le dijo a Página/12 la abogada feminista Paula Condrac. “Estos jueces desconocen las leyes de violencia de género, no garantizan seguridad, no protegen los derechos de las mujeres, responden a estereotipos y revictimizan”.

Condrac sostuvo que esta es “una Justicia carente de perspectiva de género y es Justicia machista, son argumentos que se basan en la concepción que los jueces tienen sobre las relaciones sexuales entre los hombre y las mujeres”. Puntualizó que “carecen de formación, carecen de idoneidad para ocupar el cargo que están ocupando”. Por eso, la abogada expresó su deseo de que “avance pronto el juicio político” contra el juez Mingarini.

Por su parte, la Mesa de NiUnaMenos de Santa Fe, en un comunicado, repudió la decisión del juez y recordó que Mingarini tiene el antecedente de haber dejado en libertad, hasta que se realice el juicio, a un hombre acusado de haber golpeado y prendido fuego a su ex pareja, provocándoles heridas graves. En ese caso, el juez desechó el pedido de que lo mantuviera detenido, para preservar la seguridad de la víctima.

LA LOGICA ILOGICA

En esta ocasión, el magistrado dejó en libertad a un albañil acusado de violar a una mujer. “No puedo relacionar ni entrar en la lógica de colocarse el profiláctico para tener esta relación cuando tiene que estar sometiendo a la víctima”, dijo Rodolfo Mingarini en su fallo.

El hecho ocurrió en el norte de la ciudad de Santa Fe, cuando la mujer fue atacada por un hombre que trabajaba en una obra en construcción, frente a la casa de la víctima. La causa fue investigada por la fiscal Celeste Minitti, quien en la audiencia realizada para resolver la situación procesal del imputado, solicitó medidas restrictivas de la libertad, para garantizar la seguridad de la víctima.

En el informe psicológico se dijo que “la víctima se encuentra orientada en tiempo y espacio, sin alteraciones en la memoria, ni alteraciones sensoperceptivas y que además a lo largo de su relato se pueden registrar varios momentos de angustia en relación a que iba contando lo sucedido”.

Por su parte, el examen determinó la existencia de “lesiones compatibles” con el abuso sexual denunciado. Luego de analizar las pruebas reunidas, el juez dijo: “Podemos pensar que habría habido relaciones forzadas, pero no puedo entender cómo si va a tener relaciones forzadas, empujándola, sometiéndola, (el acusado) se toma el tiempo... no puedo reconstruir cómo hace para colocarse el profiláctico y luego avanzar sobre el cuerpo de la víctima que según lo que está acá, se negaba. La verdad es que ahí es donde me genera la mayor duda”.

Luego admitió que “realmente es posible que haya habido esta relación no consentida, es posible, pero no tenemos suficiente evidencia para considerarla probable”. Mingarini dijo en un momento de su intervención que “lo que nos cuenta la víctima no es claro”, aunque desde el primer momento “ella dijo que fue violada”, recordó la Fiscalía.

Mingarini desestimó incluso el informe de los forenses: “Las lesiones que tiene a nivel genital no se condicen con un acceso carnal, una penetración forzada, tenemos que atenernos a lo que nos dice la víctima”. Valoró, en cambio, que el imputado se haya presentado “espontáneamente” luego de la denuncia en su contra.

Mingarini se refirió también a la Ley Micaela, que establece el Programa Permanente de Capacitación Institucional en Género y Violencia contra las Mujeres. Dijo al respecto en un largo y confuso párrafo: “No puedo meterme en una cuestión que hace a la intimidad de una persona adulta, no con estas evidencias, evidencias que son todas posteriores y esto, aclaro, tiene que quedar siempre con una mirada desde un lugar que tenemos que tener los magistrados respecto a la condición de mujer”.

Al final, volvió a resaltar la actitud del imputado: “Si él hubiera estado pensando de que había cometido este hecho tan grave, aun si así hubiera sido, se presentó, se puso a disposición de las autoridades judiciales a través de la policía. Se presentó espontáneamente, esto debe ser valorado”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico