Un masajista abusó de una mujer durante una sesión

La víctima presentó la denuncia correspondiente Gabinete de Delitos Contra la Integridad Sexual. El hombre ya reconoció su culpabilidad por un WhatsApp.

En la ciudad de La Plata, una mujer de 37 años denunció a un masajista por abusar de ella durante una sesión en su propia casa y con sus hijos presentes en la habitación contigua. Según se conoció, el agresor tiene varias denuncias por violencia de género y hasta él mismo reconoció haber actuado mal.

“Espero que hagan algo con esto urgente porque creo que es una persona peligrosa. No me voy a quedar callada porque creo que esto puede terminar en un femicidio”, remarcó la víctima, Leila Ferreyra, en diálogo con C5N.

Según narró la mujer, conoció al masajista en julio del año pasado en una juntada en la casa de una amiga que tienen en común en La Plata. “Llegué y esta persona estaba y hablé como uno habla con un desconocido. Por lo que me percato después, me había contactado desde su Instagram de masajista y había varios mensajes con emojis, los que nunca contesté”, contó.

Sin ningún tipo de acercamiento durante esos meses, el hombre volvió a contactarla con la excusa de haber retomado su actividad de masajista cuando le pidió si podía ayudarlo a conseguir clientes. La mujer accedió y en ese mismo momento, incluso, coordinó una sesión para ella misma el viernes pasado. “Es cuando se desencadena todo esto”, afirmó.

“Barros realizó tocamientos en las partes íntimas de la mujer”, reza en el expediente que se abrió tras la denuncia de Leila Ferreyra. “Cuando pude reaccionar, me fui hasta el cuarto me vestí y le dije que se tenía que ir. Cuando estábamos en el ascensor me preguntó ‘si me gustó’ y dijo que esto no le había pasado ni con su exnovia y que le había provocado algo”, relató.

Días después recibió por WhatsApp un mensaje del acusado, donde el masajista no solamente admitía lo que había hecho sino que además le pedía disculpas.

“Te pido perdón, aunque lo que hice no tiene perdón. Voy a eliminar mi cuenta, no voy a seguir con los masajes. Nunca hice algo así y ahora me siento mal. Te pido disculpas”, fueron sus palabras.

Hasta el momento, el agresor sigue en libertad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico