Un peritaje y un testigo complican la situación judicial de Pity Alvarez

El juez criminal y correccional Martín Yadarola espera que le remitan el informe sobre la salud mental de Cristian Alvarez Congiu, más conocido como Pity Alvarez. Sin embargo, los primeros peritajes balísticos comprometen la situación del músico, acusado de asesinar a Cristian Díaz, en el barrio Cardenal Samoré, en Villa Lugano. Además, un testigo lo sindicó como el autor de los disparos.

El primer peritaje balístico por el crimen de Cristian Díaz confirmó que las cinco vainas servidas secuestradas por la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, próximas al cadáver, fueron disparadas por la pistola calibre 6.35 hallada en una alcantarilla y que según testigos fue descartada por Pity Álvarez, principal sospechoso del crimen ocurrido el jueves en Villa Lugano.

“Resta saber si también los plomos que tenía la víctima en el cuerpo fueron disparados por la misma pistola. En principio no habría dudas por la proximidad entre las vainas secuestradas y el cuerpo”, explicó una fuente oficial consultada.

Así la situación judicial del excantante de Viejas Locas se complica, luego de que un testigo también atestiguó en su contra.

Álvarez desde el viernes, después de que se negó a declarar ante el juez Yadarola, está detenido en la cárcel de Ezeiza bajo el Programa Interministerial de Salud Mental Argentino (Prisma), que aloja a los presos con trastornos mentales o del comportamiento producto del consumo de sustancias psicoactivas.

Yadarola envió al Prisma a Pity Álvarez con la intención de que le hagan una exhaustiva evaluación por medio de un equipo interdisciplinado y con estudios psicofísicos establecer el estado de salud mental del imputado.

En el Prisma, que se lo conoce como pabellón psiquiátrico, están detenidos, entre otros, Giselle Rímolo, Martín Ríos (el tirador de Belgrano, declarado inimputable) y Susana Freydoz (la viuda del exgobernador Carlos Soria). También pasó por ese ámbito el exlíder de Callejeros Patricio Fontanet.

Según se informó, el primer día de detención, Álvarez lo pasó sedado. Por ese motivo no pudo recibir visitas. Ni su madre, Cristina, logró verlo. Los psiquiatras de la cárcel indicaron que el músico, acusado de homicidio, no estaba en condiciones de recibir visitas.

Se debe recordar que Díaz, de 35 años, fue asesinado de tres balazos en la cara y uno en el pecho.

Respecto al hecho, un amigo de la víctima declaró y complicó la situación procesal del cantante. “Mi amigo lo saluda a Pity y se levanta del banco para ir a su encuentro. Poco después comienza una discusión que termina cuando Álvarez le dispara a Cristian “, señaló.

El testigo sostuvo que no pudo saber por qué motivo comenzó la discusión ya que él estaba a unos cinco metros de distancia.

Según sus palabras, entendió que Díaz invitó a pelear al músico e intentó pegarle un cabezazo. “Fue en ese momento en que Pity sacó un arma y le disparó en la cara. Cuando Cristian estaba herido en el piso le disparó entre tres y cuatro tiros más”, agregó el testigo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico