"Va a costar volver al mismo nivel", reconoce Moira Miranda

La triatleta comodorense de alto rendimiento se encuentra en Córdoba desde hace un año. En cuarentena, la bicicleta fija y ejercicios de mantenimiento conforman una rutina de entrenamiento de hasta tres horas, dos menos de lo habitual. "Nunca había estado tan bien entrenada", aseguró la deportista que venía brillando a nivel nacional, y que apuntaba con todo a las competencias internacionales postergadas.

Moira Miranda es una de las figuras del deporte comodorense que vienen destacándose a nivel nacional e internacional en los últimos años. Este 2020 apuntaba a ser el mejor en mucho tiempo para la triatleta, hasta que la pandemia frenó al planeta.

Desde hace un año está radicada en Córdoba capital, creciendo en su carrera deportiva y avanzando en sus estudios del Profesorado de Educación Física, que había comenzado en Comodoro Rivadavia.

Después de un intensivo entrenamiento en el departamento donde vive sola, habló con El Patagónico acerca de cómo transita la cuarentena. También analizó cómo venía su temporada y se refirió a la incertidumbre que genera la situación dañada por el coronavirus.

“Normalmente, entreno entre tres y cinco horas por día. Ahora estoy intentando hacer de dos a tres horas diarias, pero es totalmente distinto. Lo único que puedo hacer es bicicleta fija, abdominales, fortalecimiento, saltar la soga. Está muy limitado todo, así que aprovecho también a estudiar un poco, hacer las tareas que me siguen mandando y demás”, comentó.

Moira venía de ganar tres certámenes nacionales y se preparaba para mucho más, pero todo quedó en la nada. “Mis competencias más importantes las tenía ahora. El 22 de marzo tenía el Campeonato Iberoamericano, en Montevideo, y el 2 de mayo el Sudamericano de Triatlón en Lima. Ahí se definían las plazas para el Panamericano y las postulaciones a becas nacionales”, resaltó.

“Según mi entrenador (Lucas Cocha) y mi sensación, nunca había estado tan bien entrenada. Ahora no podemos planificar las próximas carreras, así que los entrenamientos son de mantenimiento”, explicó.

De cara al futuro, sabe que deberá esforzarse mucho para recuperar el tiempo perdido. “Va a costar volver al mismo nivel. Fisiológicamente se pierde mucho. Lo metabólico y lo cardiovascular se puede mantener. Pero, por ejemplo, yo no tengo pileta de natación y estoy perdiendo ese contacto con el agua, que es irreemplazable. Sin embargo, por haber nadado durante tantos años, sé que en la natación voy a ir recuperando el ritmo con el tiempo”, afirmó.

Por el contrario, le preocupa cómo será su regreso al pedestrismo. “Ahora estaba en un proceso de fortalecimiento en el pedestrismo, porque no hace muchos años que empecé a entrenar bien, organizadamente, con planificación y todo. Lo que había progresado, sé que lo voy a perder, pero no voy a salir a correr a lo loco después de todo esto, porque ahí pueden venir las lesiones”, argumentó.

Como reflexión final, en referencia a quienes no respetan la cuarentena, y apuntando a aquellos que están acostumbrados a realizar ejercicios físicos al aire libre, sentenció: “Si se postergaron los Juegos Olímpicos, si un deportista que trabaja de esto está en su casa entrenándose con lo que puede, ¿por qué una persona tiene que salir a correr por placer en un momento así? Es una cuestión de pensar en el otro”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico